Liliana Andrade, periodista y actriz: “Disfruto prestarle mi cuerpo a un personaje”

Foto por Santiago Leiva

Por Santiago Leiva

Liliana tiene decenas de trajes escénicos, su closet está a reventar. Interpreta a numerables personas y personajes, pero no a ella misma. Ella en sí ya es un personaje salvadoreño, uno con mucho folklore y dialecto pintoresco. Quienes le conocemos de cerca sabemos que en su recital no faltan las palabras: “maje”, “maitro”, “vergón” y su frase célebre “así es la m…”, pero en su tiempo al aire, entrevistando o difundiendo noticias en Radio Maya Visión brota su cultura universitaria y la diplomacia.

Tampoco en su vestimenta es amiga del formalismo, le huye a los trajes de etiqueta y al trabajo de oficina. “Ponerme un traje formal es casi como ponerme un disfraz”, advierte. Así de aventada la conocí, y así la vi la última vez que nos sentamos para echarnos la platicadita sobre una banca del parque Cuscatlán.

Colochos rebeldes, botas, un “leggins” de corte felino y por su puesto disponibilidad para charlar y contarnos parte de su vida. Liliana Andrade es licenciada en Periodismo; hizo sus  pininos en periódicos de la UES, trabajó por un tiempo como reportera en Diario El Mundo y en la actualidad labora a medio tiempo en Radio Maya Visión. La  mitad restante del día la utiliza para cultivar su otra pasión: las artes escénicas.

Ella es actriz y bailarina, pero también hace estatuismo humano, zanquismo, pinta caritas y  viste su cuerpo a semejanza de personalidades femeninas reconocidas para llevar dinero extra a su bolsillo.  Marily Monroe está entre sus personajes interpretados, pero también ejecuta muy bien su papel de madre. Es la progenitora de Federico y Fernando, gemelos que la hicieron mamá hace 13 años. Liliana, es un fiel reflejo de la tenacidad y pujanza de la mujer y madre salvadoreña. Ella es nuestro personaje de esta semana en el mes de las madres.

Después de dar un vistazo a tu perfil de Facebook me atrevería a decir que eres rebelde, despreocupada de la vida

Sí, de hecho mi aspecto físico lo puede decir. Mi pelo desordenado,  mi manera de vestir siempre ha sido informal y eso dice mucho de mi personalidad. Siempre he sido así, me gusta estar cómoda para hacer tanto mi trabajo periodístico como artístico. No es que no me sienta cómoda con ropa formal o con el pelo planchado, pero digamos que no es lo mío.

 

¿Cero trajes?

Jajaja si tengo trajes, pero no es lo mío, no me siento yo. Pero cuando ha habido necesidad de usarlo como toda actriz siempre me puedo poner cualquier disfraz. Para mi ponerme un traje formal es casi como ponerme un disfraz.

¿Desde cuándo viene tu rebeldía y tu gusto por el arte, desde tu tiempo de colegio o de la universidad?

Quizá desde el colegio y se me acrecentó en la universidad. Estando en el colegio lo primero que llamó mi atención fue el teatro. De la materia de lenguaje nos llevaban al teatro y claro que era algo evaluado, pero yo disfrutaba tanto esa experiencia y admiraba a las personas que se paraban a leer un texto e interactuar con los demás actores. Para mi esa fue una de mis primeras experiencias gratificantes. Fue a partir de ahí que supe que yo tenía que acercarme a ese mundo. Cuando entré a la Universidad de El Salvador para estudiar Licenciatura en Periodismo inmediatamente busque como desarrollar el área artística. Me escribí inmediatamente a talleres de teatro, así empieza mi formación.

 

Ya, pero yo te imagino 25 años atrás haciendo cosas extrovertidas, quizá subiendo árboles y haciendo acrobacias

La verdad es que yo siempre fui bien inquieta, siempre tuve bicicleta, salta cuerda, jugué con hules, con jacks.  Acordate  que antes los juegos eran bastante físicos y a mí siempre me gustó eso. Lo que no me gustaba era hacer cosas de deportes de competir uno contra otro, a lo mucho jugué softbol.

 

¿Te gusta el arte en general o algo en específico?

El arte en general. Me gustan las artes plásticas, me gusta el teatro, la danza. Todo lo que sea arte. Hay veces la gente te quiere hacer decidir por lo uno o por lo otro. Cuando yo estaba en teatro y me comenzó a gustar la danza (me decían) sos bailarina o sos actriz, y yo digo y porque no  puedo hacer las dos cosas, porque uno se va a limitar. A mí me gusta todo el arte incluso soy bien sensible con la música y la poesía.

 

De las ramas del arte que interpretas: danza, actuación, zanco, estatuismo ¿qué es lo que más disfrutas?

La que más disfruto es mi parte artística como actriz. Siempre he disfrutado estar en un escenario compartiendo con otros actores, entender a un personaje, prestarle mi cuerpo a un personaje, sin embargo no es lo que más hago porque acá en El Salvador la mayoría de grupos artísticos son bien celosos y siempre te quieren tener como del pelo y bien amarrado. A mi esa parte no mucho me ha gustado y he optado por ser una artista independiente. Generalmente me gano la vida en fiestas privadas: como bailarina, zanquista o haciendo personajes que la gente pide, como Marilyn Monroe, una hawaina, una gitana que son personajes que frecuentemente piden en las fiestas y lo disfruto, pero cuando me siento plena como artista es cuando estoy trabajando en una obra.

 

Cuando te solicitan en una fiesta aparte de hacer un personaje ¿qué más incluye?

Interactuar con la gente, hacer dinámicas. El espacio en el que nosotros entramos es, digamos, cuando la gente está como aburrida, que ya comió. Es como levantar la fiesta con dinámicas. Es un trabajo de animación.

 

¿De los personajes conocidos a cuál te ha gustado más interpretar?

A Marilyn Monroe, que es una diva. Generalmente yo no soy así de coqueta, pero cuando hago el personaje de Marilyn Monroe me toca pintarme las uñas de rojo, ponerme pestañas. Hacer cosas que yo no hago como Liliana, pero esa coquetería, el prestarle mi cuerpo a ese personaje me parece bastante divertido.

¿Y es difícil hacer de Marilyn Monroe?

Cada vez que lo hago es un reto. Tengo que observar mucho al personaje, ver sus películas. He visto mucho sus películas, videos y fotos para que ese personaje pueda impregnarse en mí.

 

Tanto así…

Sí, sí, sí. Hay que hacer un estudio, de hecho es como que elabores una hoja de vida de personaje. Desde que edad tiene, quienes son sus papás, donde vive, que le gusta comer, como actúa, como mira, como habla.

 

¿Cuál es el papel o personaje que más te ha costado interpretar?

Tal vez la interpretación de una profesora de matemáticas, yo nunca fui mala en matemáticas de hecho siempre participé en concursos de matemática, pero como que ya se me había olvidado un poco. Entonces me costó un poco.

 

Obviamente para interpretar a una profesora de matemáticas no necesitas traje, pero si para personajes reconocidos ¿cómo haces para obtener los trajes, te cuesta conseguirlos?

Cuando una persona me pide algo nuevo siempre trato de improvisarlo,  ir a buscarlo o mandarlo a hacer. Generalmente yo no le digo al cliente que no. Lo que me piden se lo muestro si es posible por medio de fotografías para que se sienta cómodo o confiado de lo que se va a presentar porque no solo le ofrezco el vestuario sino también la caracterización del personaje.

 

¿Cuántos trajes tienes?

Decenas, nunca los he contado, pero tengo de todos los colores.

 

¿Qué personaje te gustaría interpretar y que no han pedido?

Quiero ver…tal vez a Shakira. Me gustaría bastante interpretarla

 

Jajaja por el movimiento de caderas

Aja, por el movimiento de caderas jajaja y porque yo estuve un tiempo aprendiendo un poco del baile del vientre

 

Un baile así sería para adultos, para hombres…

Jajaja, jajaja no. Bueno también he hecho fiestas privadas y a veces son como despedidas de solteros digamos, pero a mí no me gusta llegar como al desnudo total,  siempre una cosa mesurada. Nunca he bailado en paños menores como se dice. Si lo piden, pero no lo he hecho porque no me gusta.

 

Imagino que cada una de tus ofertas artísticas llevan su etapa de formación ¿Cómo iniciaste con lo estatuas vivientes?

Fijate que todo tiene su inicio en la formación como actriz. Cuando estábamos en talleres de teatro nos mandaban a todo tipo de talleres: de danza, de mimos, malabares, acrobacias. De todas las ramas artísticas que puedan existir y eso te da posibilidades de descubrir que es más fácil de hacer para vos. Por ejemplo en los malabares aprendí lo básico, pero no es ese mi fuerte.

 

Yo te he visto en zancos, no te he visto en fotos haciendo de estatuas vivientes…

Como no, tengo bastantes fotos de estatuas vivientes y de hecho de colores. Hacemos blancas, plateadas y doradas. Por las plateadas y doradas se cobra un poquito más por el tipo de pintura que se utiliza que es más cara. Si nos hacen estar en el sol también es un servicio un poquito más caro porque la pintura en contacto con el sol a veces te puede dañar la piel.

¿Dónde radica el arte en las estatuas vivientes?

En la concentración. Tenés que tener mucha concentración, tenés que aprender a respirar para que la gente se acerque y diga si es de verdad o no. Lograr ese nivel de respiración es como casi levitar, es como estar ahí y no estar ahí al mismo tiempo. Tu mente está pensando en otra cosa.

 

¿Cuándo están parados sin moverse generalmente en que piensan?

Jajaja, fíjate que generalmente pasamos desapercibidos y la gente no se da cuenta. Y cuando ya se da cuenta que es una persona empiezan a tomarse fotos, y a veces te piden cosas que uno no puede hacer. Cuando estás como estatua, si es necesario, tratamos de hacer movimientos muy lentos. Cuando me contratan, yo siempre pido a quien me contrata que esté pendiente de nosotros porque la gente acá en El Salvador es bien traviesa. A mí me ha pasado a veces  por ejemplo que vienen y con un palito de empiezan a puyar los hoyos de la nariz, las orejas o te jalan el pelo  o empiezan a jugar con el vestuario. Son cosas casi irrespetuosas.

 

Pero nunca te han dado una nalgada jajaja…

Jajaja, no, nunca me han pegado, pero si hacen cosas irrespetuosas.

 

¿En qué consisten las clases de estatuismo?

En los talleres cuando estás aprendiendo a hacer estatuas humanas generalmente trabajas la respiración y relajación. Eso es lo principal. Luego trabajas la resistencia. Yo recuerdo que en las clases durábamos hora y media, y hasta dos horas sin movernos. Ahora las presentaciones no son tan rígidas siempre te permiten un movimiento lento, no movimientos bruscos.

 

¿Cuál es el tiempo máximo que resistes sin movimiento?

Creo que ahora puedo alcanzar los 40 o 45 minutos en una sola posición

 

¿Y qué pasa cuando se te para una mosca en la cara, te ha pasado?

Jajaja si todo eso. Eso es de las otras cosas que yo pido a quien nos contrata que estén cerca y nos cuiden de todas esas cosas, o que te piquen hormigas. Una vez incluso me iba a desmayar, pero como ya me ha pasado eso ya sé que hacer para evitarlo.

 

En serio y ¿Cómo es?

Debes agacharte inmediatamente y quedarte ahí porque empiezas a ver negro y sudar helado. Ya me ha pasado un par de veces.

 

Entre hacer de estatua viviente y zanco hay una gran diferencia, cuéntame de esa experiencia

Para mi es fundamental no solo andar en zanco sino saber bailar, saber moverte. Porque como que no es muy interesante ver a alguien en zanco y saludando. Allá va el chichimeco dice la gente, pero ya cuando ve la calidad de movimiento que uno tiene, o que podes subir y bajar gradas ya es distinto. Es importante que uno no se vea todo tieso como una vara sino que se vea como que los zancos están incorporados a tus pies y se vea natural.

¿Alguna vez te has caído en zancos?

En presentaciones solo cuando hice mi primera presentación en 2001, pero de hecho casi nadie se dio cuenta porque fue una caída como en “Split” y empecé a saludar. De ahí solo me he caído tratando de hacer un poco de acrobacias en zanco.

 

¿Te has lesionado alguna vez?

Me he caído pero no me he lesionado, solo me he pegado mis raspones. Una vez me botaron en una fiesta navideña, me raspe la cara y las manos. Es lo más grave que me ha pasado. Nunca me he quebrado un brazo o una pierna.

 

¿Cuáles son las cosas fundamentales que debe aprender un zanquista?

Una de las cosas fundamentales es aprender a caer. Que cuando perdás el equilibrio trates de caer hacia adelante, jamás para atrás, que soltes lo que tenés en las manos. Que nunca te falten las rodilleras y no caigas hacia atrás. Ya hemos tenido compañeros que se han caído para atrás y se han muerto porque se han golpeado la parte de atrás del cerebro. Lo otro es procurar bien ahulado la parte de abajo porque cuando andas con el puro metal es más riesgo de caerse en piso de cerámica o época de lluvia.

 

¿No te costó lograr el equilibrio?

Yo aprendí en un día a caminar, al siguiente día ya podía hacer un poco más de cosas. Lo más difícil es quitarse el miedo.

 

Bueno, el interpretar personajes te lleva automáticamente a la música, a la danza…

Fijate que a partir de los talleres que comenzamos a recibir en teatro, por mi propia cuenta busque la Escuela Nacional de Danza y ahí me forme en un par de años en ballet y danza contemporánea

 

¿Qué te gusta bailar?

De todo, disfruto bastante bailar ballet aunque ahorita no lo práctico. Algunas veces me piden personajes de bailarina y me toca vestirme de balletista. A mí me marcó mucho el hecho de recibir estos talleres aunque ya estaba de 17 años cuando empecé a tener coordinación en mi cuerpo. Una bailarina profesional inicia de niña. En Cuba por ejemplo las niñas tienen uno o dos años y ya están aprendiendo en las escuelas de danza y yo a los 17 no podía hacer cosas básicas pero luego las aprendí.

 

Si tuvieras que elegir una de los cuatro artes que ejecutas ¿Cuál sería?

Si tuviera que elegir una sería la actuación.

 

¿Te da el arte para vivir?

Sí, de hecho yo viví como dos o tres años de esto, de todo lo artístico. Acordate que no solo hago personajes para fiesta de piso, sino que también hago zancos, estatuas vivientes, pinta caritas y toda esta gama de posibilidades me permite un margen más amplio para ofrecerle a la gente. Después que tuve a mis hijos, los dos o tres primeros años de esto sobreviví. Ahora yo tengo la bendición de tener un trabajo a medio tiempo en la carrera en la que yo me forme,  y el otro medio tiempo lo estoy dedicando a mi trabajo artístico. Gracias a Dios en la radio han sido muy flexibles cuando he necesitado cambiar horarios, cambiar de días o entrar más tarde.

 

¿Cuánto te pagan por una presentación?

Es variado. Cuenta mucho el lugar, si es en San Salvador o fuera de San Salvador,  cuanto tiempo requerís, si es de día o es de noche, todo eso cuenta. También si es un desfile a campo abierto o una cosa cerrada y el tipo de institución que te contrata. Antes era mejor la pagada por una presentación, ponéle que yo podía ganar hasta 150 o 200 dólares en una sola presentación, pero ahora ha bajado mucho porque un montón de compañeros que aprendieron el arte no lo hacen al precio que es. Se bajan demasiado en el precio con tal que los contraten. Es increíble, pero a veces solo van por la comida y el transporte. Varios de estos bichos solo consiguen para la piedra, para la droga y con eso se conforman. Pero imagínate a mi edad ya voy a cumplir 36 años, con dos hijos, manteniéndome yo sola no me puedo dar el lujo de ir a una presentación solo por la comida y el transporte. Entonces eso que nos ha perjudicado mucho el mercado. Ahora en una presentación andas ganando 50 dólares.

 

¿Tus presentaciones son en distintas ocasiones?

Cualquier tipo de fiestas. 15 años, bautizos, bodas, graduaciones, fiestas patronales.

 

¿Para qué te buscan con mayor frecuencia?

Para trabajo de zanco y como bailarina, y en menor frecuencia me salen trabajos como mimo, como pinta caritas y como estatua humana. Lo que pasa es que esos son trabajos más caros.

Bueno pero aparte vos también tenés una carrera profesional ¿Por qué te decidiste por el periodismo habiendo carreras más bonancibles?

Jajaja fíjate que cuando yo estaba pequeña quería ser veterinaria. Siempre me gustaron los animales incluso ahora, pero luego cuando empecé a estudiar tercer ciclo y bachillerato vi que tenía gusto y facilidad para las comunicaciones, porque el arte es una forma de comunicar y el periodismo también. Entonces es una carrera en la que me vi bastante potencial desde que comencé a investigar para que era buena. En el cuestionario que me hicieron a mí me salía que no me convenían las carreras donde tuviera que estar mucho tiempo en oficina porque yo soy de calle, de andar en campo. Y una de las cosas por las que yo decidí estudiar la carrera fue por el hecho de tener la posibilidad de reportear.

 

Sin duda te ha tocado y te tocará hacer diferentes personajes pero ¿cómo te va con tu papel de madre?

Esa ha sido de las cosas que te exigen más. Fui mamá relativamente joven, a los 22 años, y por partida doble. Fue bien raro porque yo pasé cerca de dos años teniendo relaciones con el papá de ellos sin quedar embarazada y como en mi familia hay bastante historia de esterilidad yo pensé que era estéril. Cuando ya no me vino la regla fui a ver si estaba embarazada y resultó que sí, y que eran dos de una sola vez. Cuando me di cuenta suspendí el trabajo artístico pesado aunque siempre zanqueaba, dejé de hacerlo hasta que ya tenía la panza bien grande. Y fue quizá el único año que yo me alejé de las cosas artísticas. Ser madre es quizá una de las etapas de mi vida que han sido más demandante porque tener gemelos hombres no es fácil, pero les dedique toda mi fuerza, toda mi juventud.

 

¿Cómo han logrado ellos acostumbrase a tu ritmo de vida?

Las presentaciones que son bodas o 15 años son en la noche. Al principio cuando ellos estaban más niños (ahora Fernando y  Federico tienen 13 años) solo los llevaba a fiestas navideñas y siempre les gustó verme desde pequeños. Ya más grandes los empecé a llevar, si me querían acompañar, a fiestas privadas en hoteles para que ellos vieran que es lo que uno hace para conseguirles a ellos todo lo que piden, que vean que el dinero cuesta, que nadie me lo regala. Yo siempre les digo que hagan lo que a ellos les gusta, nunca los he presionado porque se dediquen a lo mismo que yo. Me han salido más deportistas, les gusta el fútbol y en eso les estoy apoyando.

 

¿Y nunca te han dicho mirá mamá no te vistas así?

No, no son celosos siempre comprendieron que todos mis trajes eran por algo, y como te digo yo no manejo trajes que enseñe mucho porque he visto experiencias de otras compañeras que las mandan de regreso porque van enseñando demasiado.

 

¿Dónde te ves en 15 años, tendrías 50 años?

Viendo a mis hijos haciendo lo que les gusta. Yo creo que si todo va bien yo voy a seguir dedicándome a las cosas artísticas y espero tener un buen nivel físico. Yo creo que si me cuido mi mente y mi cuerpo puedo hacer esto fácil por 15 años más.

1 Comentario

  1. Muy encantadora Liliana Andrade, un gran espiritu, Interesante diria yo. Muestra de nuestros valores artisticos salvadoreños y sobre todo luchadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here