Mario Meléndez, locutor: “El reggaetón está infectando a todo el planeta. Es el boom y va costar deshacerse”

Foto Santiago Leiva

Por Santiago Leiva

Él ya dio instrucciones claras: quiere que el día que su “privilegiada” voz calle, entreguen una película de su colección a cada una de las personas que asistan a su funeral.

Mario Meléndez, el dueño de la exclusiva voz que escuchamos, presentando estrenos de películas en Hollywood Pack de Canal 6, y ahora en Taquilla 21, tiene 64 años, pero no quiere que un infarto lo sorprenda. Proviene de una familia propensa, su madre murió de un infarto, su hermano también y él sufrió uno hace algunos años que le obligó a bajar el ritmo de trabajo.

“He dado instrucciones a mi familia que cuando me retire de este planeta, a cada persona que llegue a mi funeral le entreguen una película como recuerdo”, afirma Mario quien amasa una vasta colección de películas originales que ha acumulado a lo largo de su vida. Y es que, desde su infancia mostró pasión por el cine y hasta hoy, yendo dos veces por semana a las salas calcula que han pasado por su retina más de tres mil producciones cinematográficas.

“Me encanta el cine. Yo voy al cine dos veces por semana y en el pasado no fallaba de ir todos los lunes, los miércoles y los domingos. Siempre ha sido un lugar en el que me he sentido cómodo desde niño. Mis padres veían mi habilidad y mi deseo de estar en el cine y me iban a tirar y a traer al cine”, dice. Empero, el cine no es la única pasión de Mario Meléndez, él entró a una cabina de radio a los 20 años y a la fecha sigue deleitando con su voz a través de las ondas hertzianas. “En el colegio cuando había algún evento cultural siempre me mandaban a que yo fuese el que anunciara. Siempre fui suelto y la vida me llevó a la televisión, la radio y las revistas e hicimos  teatro” confiesa. Actualmente Mario Meléndez preside la Cámara de Locutores Profesionales de El Salvador (CALPES). Él es mi personaje de la semana.

 

A ver don Mario ¿cuáles son los estrenos de este mes?, ¿cuáles son las películas de moda?

Este mes hemos tenido bastante movimiento en la taquilla sobre todo con las películas de los súper héroes que es el boom. El boom actualmente es comic. Todo héroe de comic que se convierta a la pantalla es boom. Todo mundo está como enamorado de los súper héroes, incluyendo de Venom que no es un héroe, es un antihéroe. Antes teníamos a Deadpool que son malcriados, irrespetuosos, e irreverentes, pero estos son los que están de moda ahora. Ya aquel héroe elegante, de buen habla, de buen decir como que lo han echado a un lado, hoy prefieren estos, pero eso son los cambios de la sociedad. Recuerda que estamos en una sociedad en la cual como que el respeto se está perdiendo. Como que la gente se vuelve demasiado confianzuda y va perdiendo algunos detalles de las buenas costumbres.

El héroe está pasando a ser el malo…

Exacto. Eso es la tendencia ahora.  El malo es el aplaudido, el malo es el que va delante del rating, delante de los gustos y las preferencias. Yo percibo un cambio en la sociedad desde hace unos dos o tres años. Estamos como en un esquema en que como que todo tiene que ser no como nos lo han dicho nuestros abuelos o como nos lo pintaban en el pasado sino que todo debe cambiar y por ahí van las películas. Hoy tenemos Venom que es la película número uno. Y lamentablemente no la ha podido bajar ni la Palabra de Pablo que es película hecha aquí en El Salvador. Yo creí que por ser una película nacional y se mostraría el nacionalismo que tanto enarbolamos los salvadoreños cuando se da un producto hecho en casa, y no. De las cinco más taquilleras de esta semana pasada, La Palabra de Pablo era la número cuatro, debería de haber estado arriba porque fue hecha aquí en el Lago de Coatepeque, pero la gente está más influenciada por Hollywood, y no en una película decente, bien hecha, con argumento bonito, y sobre todo hecha aquí.

Tengo la sensación que el lugar más cómodo y bonito para usted son las salas de cine…

Me encanta. Yo voy al cine dos veces por semana y en el pasado no fallaba de ir todos los lunes, los miércoles y los domingos. Siempre ha sido un lugar en el que me he sentido cómodo desde niño. Mis padres veían mi habilidad y mi deseo de estar en el cine y me iban a tirar y a traer al cine jajaja.

Jajaja el cine era su guardería…

Fíjate que sí. Sí, sí, sí. Me gustaba siempre leer los paquines

¿Dónde nace esa pasión por el cine?

Desde chico. Recuerdo que tenía como unos nueve años, ya sabía leer, escribir, ya socializaba. Yo vivía en el Centro Histórico y me quedaba en el paso a mi casa el cine América. Entonces a ese cine me encantaba pasar a ver los posters, me hice amigo del proyeccionista y este me regalaba pedacitos de película de los celuloides y yo coleccionaba esos pedacitos de películas en cajitas de fosforo. Después las unía, mi padre me compró un proyectorcito de esos de juguetes y este tenía un lente, entonces yo con una lámpara de mano la colocaba sobre un lente, luego ponía el pedacito de película y se me reflejaba en la pared y a mí me encantó siempre eso. Después con el paso del tiempo vino la guerra y como que se apagó un poco esa pasión. Luego que había que estudiar, viajé y estudié un poco en Estados Unidos y aprendí el inglés que me sirvió para meterme en radio, el inglés me sirvió como plus. Casi todos los locutores hablaban en español, solo en la Radio Femenina había disc hockey bilingües. Estamos hablando de allá por 1974, 1975. Entonces como yo estudié en Estados Unidos y ya traía el inglés no me fue difícil meterme a una radio.

¿Qué películas veía en su niñez? ¿De Pedro Infante…?

Fíjate que el cine mexicano me gustaba, pero me llamaba más la atención la ciencia ficción. Me encantaban por ejemplo las películas de Tarzán en blanco y negro y algunas a colores; las de King Kong, de Bruce Lee… en ese tiempo había películas de Hollywood que eran largas, de tres horas y no las veía completas, pero después fui aprendiendo del arte de Hollywood. Eso fue cuando llegué a canal 6, ahí se me despertó más ese amor a como se hace una película, a no solo verla, no solo ser un espectador.

En su tiempo de adolescente las citas con las chicas terminaban en el cine…

Claro, ahí me las llevaba al cine Regis que era el más barato jajaja.

Jajaja…

No, te digo, es interesante como uno algunas veces no le pone atención a la película porque tienes una muñeca cerca. Pero si siempre el cine es un lugar donde uno se siente tranquilo y se aleja de las masas.

Con tanto conocimiento como no ha terminado siendo un productor de cine…

Me gusta, pero fíjate que en este país poca gente se ha dedicado a hacer programas sobre cine para televisión, entonces dije vamos a hacer un programa donde pueda hablar de las películas en cartelera, las que se están produciendo y las que se transmitían en televisión y a la gente le gustó. Mantuve nueve años al aire ese programa.

¿Hollywood pack…?

Sí ese programa nació con el milenio. Nació en 2001 y finalizó en 2010. Le dimos nueve años completitos y ahí entrevisté muchos directores internacionales de cine y artistas. A veces viajaba, después traducía los Óscar. Y eso era fácil para mí porque si había seguido la trayectoria de los artistas sabía si habían ganado o no habían ganado Óscar, si era casado, divorciado o cuantos hijos. Cuando tú eres fanático y apasionado vas escarbando en la vida de los artistas o los directores de cine o de los guionistas y ya sabes cuales son los estilos y que esperar de una película cuando es dirigida por un tal Steven Spielberg por ejemplo.

¿Cuántas películas habrán pasado por su retina?

Mira yo creo que siendo honesto con las matemáticas quizá me he visto alrededor de 300 mil películas. Tengo una colección de películas originales, siempre detesté la piratería, y he dado instrucciones a mi familia que cuando me retire de este planeta, a cada persona que llegue a mi funeral le entreguen una película como recuerdo. Si no que van a hacer con ellas son un montón jajaja.

Don Mario, en el país se ha hecho poco cine ¿usted nunca se interesó en filmar una película, hacer un guion?

Fíjate que quizá lo mío (es más el teatro). Yo me metí acá en el teatro con Mirna Castañeda y con el fallecido “Chico Tren”. Hicimos obras de teatro y yo me encargaba, con Mirna, de pulir los guiones y de establecer líneas; y sí quizá me gusta más el teatro que la producción de cine. De cine también me encanta la parte del guion, y luego el diseño de la producción: iluminación, ubicación del personaje. Eso me encanta. Cuando una producción para televisión soy muy detallista con los trazos de la luz, la iluminación misma, los vestuarios y las combinaciones de los vestuarios. Como productor de una película si me gustaría, pero acá en el país lo que se hace es con poco dinero porque no hay presupuesto y para hacer una producción realmente buena que no sea tediosa se requiere de dinero, no solamente de talento. Entonces hace falta no solo creatividad sino también un buen presupuesto para hacer una película que pueda competir en el mercado internacional. Por ahorita Arturo Menéndez, nuestro joven cineasta, es el único que está ondeando la bandera de El Salvador en otros lugares cuando lleva sus películas para festivales. La última, (La Palabra de Pablo), ha sido un éxito porque HBO se la compró, y luego hay otras cadenas interesadas en la producción que Arturo haga.

De las películas producidas acá y que ha visto ¿cuál es la que más le ha gustado?

A mí  me gustan mucho las comedias. Las comedias de aquí  no han estado mal. Yo recuerdo esta que se llama  Malacrianza.

También de Arturo…

Sí de Arturo. Malacrianza estaba bien realizada, tocaba puntos de acá  del país que son básicos para la concatenación de ideas en cualquier país de América Latina: las pandillas, la gente pobre, las personas adultas abandonadas. De eso trataba la Malacrianza, y te digo muy bien hecha. La Palabra de Pablo también cuenta con buena iluminación y un ambiente precioso del lago de Coatepeque. Hay varias cosas que pienso que hay que seguir puliendo del cine de El Salvador. La Rebusqueda también me encantó, y esa una película hecha aquí, que era como un “brochure” de lugares de El Salvador, bien hecha.

Don Mario con el cineasta salvadoreño, Arturo Menéndez

¿Qué películas le gustan? ¿Qué ve  generalmente en esos días de cine?

Me gustan las que proyectan cada año los del tour de cine francés, películas totalmente diferentes a las que estamos acostumbrados a ver comúnmente en Hollywood.

Son las que más mira…

Me encantan. Y luego me gustan las que están en cartelera. Recuerda que yo debo de ir al cine porque como tengo que alimentar la información de mí capsula  y debo tener un contacto casi directo con la película que está en cartelera. Hay unas que son malas, te soy sincero, pero son las que pasan solo como cinco días en cartelera luego las retiran. De todo hay,  vienen películas que son buenas y otras que no te dejan nada, con argumentos flojos y actuaciones demasiado planas.

¿Cuál es el mejor actor o actriz para usted?

Los actores se dan por décadas. Si yo hablo de un Harrison Ford,  de un Richard Gere son actores ochenteros, noventeros. Si te hablo de un Charlton Heston ya son setenteros, y si te hablo de más atrás de James Stuart, que eran de esos actores fabulosos, o de un Humphrey Bogart, de Clark Gable que era de esos actores de carácter. Ósea por cada década se dan grandes actores. Actualmente tienes un Leonardo DiCaprio: Leonardo DiCaprio ha pasado por todas las interpretaciones: de bueno, de malo, de niño, de adolescente. Christian Bale, el famoso Batman, Johnny Depp, son los contemporáneos. Ósea cada década tiene su actor y para mi es difícil decirte cual es mi favorito, porque yo puedo vivir las décadas del cine y siempre voy tener un favorito.

¿Su película favorita cuál es?

¡Uuuu! mira, mi película favorita sabes cuál  es: Lo que el Viento se Llevó.  La veo, reveo, repito, a pesar de que dura más de tres horas.

¿Por qué le gusta tanto?

Me  gusta porque marco un cambio,  un ayer y un antes en el cine: el blanco y negro y el color; y luego, el uso y no abuso del color. Uso de vidrios para pintar, vidrios para crear sets donde se veía que estabas tú  en una gran finca y era mentira, solo eran unos cuantos metros, pero crear todo eso, pintar, tener hombres en las escaleras. Luego la historia, era un libro grueso y para hacerlo una película fue una odisea. Aparte fue en los tiempos de la guerra, de la primera guerra mundial y todo el mundo trabajando con temores de que algún avión disparara una bomba desde arriba. Entonces  los actores con cierto estrés por el tiempo que estaban viviendo y aun así demostraban en la pantalla que se olvidaban del problema mundial.

Hábleme de Hollywood Pack ¿cómo llega ahí?

Fíjate que cuando comencé a trabajar en el canal, estábamos con el fallecido don Roberto Flores, que fue el director del Canal 4 y luego de YSU,  y nos poníamos a hablar de películas y pues él me dio la oportunidad de que yo entrara al departamento de programación del canal y yo tenía que decidir las película que se iban a programar

En el canal 4…

No. En el Canal 6. Llegó ya don Roberto al Canal 6 como gerente de ventas. Y entonces de ahí me encargué del departamento de programación, después de un poquito de asesoría de programación y así fue escalando y eso me acercaba más a las películas que se compraban; a cómo crear paquetes para la agencia de publicidad a los Hollywood Pack, así le pusimos al paquete y de ahí nació la idea  de hacer un programa porque el paquete de películas que ofrecíamos a la agencia de publicidad, todas las franjas, los géneros, la restricción de edad, la gente que podía entrar, era un estudio de mercadeo completo. Entonces cuando hicimos eso le pusimos el paquete Hollywood, pero en ingles Hollywood pack, a Package solo le cortamos para que quedara pack. Entonces  Hollywood Pack se llamaba para la agencias de publicidad, después a don Boris se le ocurrió decirme que si porque no hacíamos un programa en donde habláramos de todas las películas que estaban ofreciendo.

¿Antes de eso las películas que usted ofrecía eran para que anunciaran los clientes?

Sí, en las franjas del canal. Y luego comenzamos a crear nuevas formas de vender en televisión,  vender cintillos, entradas y salidas de bloque, cosa que antes no se hacía en la televisión.

Don Boris le propone que haga eso…

El dueño me dijo: porque no haces esto que sea con imágenes para que la gente lo vea, para que la gente se entere y no solo el cliente. Y de ahí le dimos el diseño le metí  videoclips de  tal película, una entrevista, me puse en contacto con todas las compañías que traen películas acá, recuerda que aquí hay distribuidoras. Warner Brothers tiene distribuidora la Paramount Pictures, La Sony, La Fox, Disney. Hay distribuidoras que se encargan de alimentar a los cines de las películas que deben poner. Mucha gente cree que el cine es el que trae las películas y no, el cine es solo una sala la cual tiene que ser alimentada por las distribuidoras. Yo trabajo con las distribuidoras no tengo un cine exclusivo sino que las distribuidoras me dicen  en Cinepolis  y en Cinemark vamos a hacer esto y entonces comenzamos a grabar en esos cines.

Hollywood Pack duró de 2001 a 2010 ¿cuáles fueron los actores  famosos que conoció en ese tiempo?

Julia Roberts, una mujer que destila energía, belleza y don de gente. Es esos actores y actrices que tú  crees que no te van a dirigir la palabra o que no se van a querer a tomar una foto contigo, pero no, esas gente son súper dispuesta. También  conocí directores, no solo actores. Estuve con ese director buenísimo que hizo una película basada en un guion que un salvadoreño escribió, el de Voces Inocentes que es de los tiempos de la guerra. A ese lo entrevisté, hablamos y ha trabajado con Kevin Costner, con grandes, y es mexicano. Charlé también  con Leonor Varela que había trabajado con Schwarzenegger. Leonor Varela es mexicana pero en su país no es muy conocida.

¿Ella es la que sale de guerrillera en Depredador?

Sí, sí, exacto ella, y es la mamá de Chava (en Voces Inocente). Ella vino al estreno de la película y nosotros como Hollywood Pack organizamos el estreno mundial de la película con la Fox que era la distribuidora. Entonces se invitaron y vinieron Los Guaraguaos y se presentaron en el cine.

¿Por qué desapareció ese programa?

Yo tuve un problema cardiaco y el médico me dijo: frena, descansa, relájate. Y sí sentía presión y no solo por el programa sino por otras cosas que hacía, tenía la radio, trabajaba en TV Guía, Grupo Imprecen…

¿TV Guía, la revista?

La revista de televisión. Fui de los fundadores con Edwin Rivas Sierra, éramos un grupo en el que todos éramos universitarios que un día dijimos: hagamos algo nuevo y ya que hay más canales porque no hacemos algo con su programación y lo hicimos con el apoyo de los canales y los promocionábamos. Luego con Mario Villacorta, que él traía artistas y aún lo hace con Two Shows, traía artistas y los entrevistábamos exclusivamente para la revista. Ahí conocí a Emmanuel, José José, Vicente Fernández, porque a toda esa gente a mí me tocaba entrevistarla en labor de periodista.

¿Usted estudio periodismo?

Comunicaciones en la Universidad Tecnológica y en Estados Unidos. Pero en la revista hacía trabajo de periodista de farándula. A mí me encanta escribir.

Bueno Hollywood Pack es pasado, ahora está en otra cancha ¿cuándo llega a Megavisión? Entiendo que acá hace una capsula sobre cine.

Hago una capsula para Canal 21 y el otro año será un programa de 30 minutos. La Taquilla 21 la extenderé porque hay mucho material del cual no me queda espacio para hablar.

Hábleme de radio, usted es un hombre de radio…

¡Uuuu! la radio. La radio fue mi primer contacto con el medio, con la farándula. Lo primero que hice fue trabajar en una radio, sin sueldo claro porque recuerda que cuando uno comienza…

Le tocaba llevar el café jajaja…

Sí, sí digamos que sí, era el que limpiaba los discos, el que lo dejaban en los turnos de los domingos que nadie quería, o en la media noche, así comencé.  Comencé en la YSU, en una radio de viejos, en una radio seria y yo tenía apenas 20 años.

¿Cómo entró?

Ahí entré en un concurso de aficionados. Tú llevabas tus discos y hablabas de la música que llevabas. Los presentabas.  Entonces yo me fui a meter con mis discos, yo siempre coleccionaba discos no solo películas, y cuando terminó el programa cada quien calabaza, calabaza cada quien para su casa, pero  nos pidieron direcciones y teléfonos…

¿Qué pasó?

A la semana ring, ring el teléfono y me dicen: el gerente quiere hablar contigo y era para ofrecerme un turno los domingos en una radio que era de la misma Corporación YSU, que se llamaba YSQR Radio Morazán, tiempo después se convirtió en Auto Radio, eso fue parte de los dominios de AM, porque todavía no había aparecido el Estéreo. Pues me llamaron para esa radio y ahí me quedé haciendo turnos los domingos. Un domingo que tenía turno, que ya me habían dado licencia para dar la hora y decir algunas cosas, me llaman que se había muerto mi padre y yo me quedé mudo durante todo el turno, solo ponía música nada más. No hablé, y me fueron a traer porque me sentía mal, pasé por esa etapa fea. Una vez iban para Santa Ana un fulano llamado César Reconco, con Luis Flores, Ramón Arita, escuchando mi turno y se empezaron a preguntar ¿quién es ese?, ¿quién es ese? A la semana me estaban llamando de La Monumental que me querían ahí, y llegué a La Monumental AM que se escuchaba ya en todo el país. En La Monumental me quedé como seis o siete años.

¿Y luego?

Me llamaron de DICESA, una compañía de discos, y comencé a trabajar en el departamento de promoción. Ahí me tocaba andar dejando discos a las radios, hacer relaciones públicas, escribir biografías de los artistas  y mandarlas a los periódicos. Te digo era algo nuevo para mí, pero me encantó.

¿Dejó La Monumental?

No, no, no. Eso fue cuando vino el proyecto TV Guía allá por 1979. En el proyecto TV Guía me dijeron te queremos a full tiempo. Deje la DICESA y la radio la dejé solo para el programa América Top Forty, un programa que venía de Estados Unidos y que yo lo traducía una vez por semana. Después creamos más revistas.

Ahora hace radio también…        

Es que nunca paré de hacer radio, y quizá me va hacer falta cuando me echen porque sí la radio me hace falta.

¿De La Monumental pasó a La Club?

Antes de La Club estuve en La Metro Stereo, después me llamaron en Stereo 92 para que fuera el director de programación porque querían música diferente. Ahí empezamos a poner música que nadie sonaba: los B-52, The Police, ahí sonamos por primera vez esas bandas y la bichada nos oía. Después de ahí me cambié a la Club ya una radio más relajada.

¿Cuál es su labor en La Club?

He estado haciendo un programa que se llama Los Años Maravillosos, pero hoy (martes) cierro ese programa y comienzo la semana que viene, una nueva etapa en esa misma radio. Mi nuevo programa se llamará Cine Club.

Hablará de cine…

Sí, y voy a llevar gente para que hable de cine, música de cine, Soundtrack, situaciones divertidas en las películas, de tristeza en las películas… quiero hacer eso en radio.

Es llevar el cine a la radio…

Sí y quiero comenzarlo ya.

Don Mario ¿usted es un hombre más de cine o de radio?

Ambos. Como la mano derecha con la izquierda, o mi ojo derecho con el izquierdo que si no están juntos no hago nada. Es una dualidad, es un pleito que tengo. Las dos cosas me gustan.

Obvio le gusta la música ¿le gusta bailar? ¿Qué baila?

¡Por favor! Claro que bailo, menos reggaetón. No sé qué  tengo, pero el reggaetón de lejos.

¿No le gusta la música reggaetón ni siquiera para programar?

Ni aun, ¡por favor!, aunque en estos días sí estuve programando música, pero era reggaetón italiano y francés para mostrarle a la audiencia que hay que tenerle cuidado porque está infectando, en esos términos, a todo el planeta.

En serio…

Sí, hasta los chinos, los coreanos y los rusos. Todos están haciendo reggaetón, es como  el boom y va a costar deshacerse. Y es también el reflejo de la sociedad en que estamos, que los nuevos compositores de música no escriben, solo repiten tres palabritas y esa es toda la canción. Los nuevos músicos solo repiten la nota porque el reggaetón es una repetición de notas, es monótono, y entonces nuestras nuevas generaciones como que están perdiendo la creatividad.

Usted tiene mucha creatividad, la vida le llevó a la televisión, la radio, las revistas y me contaba que hizo teatro ¿qué pasó con el teatro?

Queremos retomarlo fíjate, pero con la Cámara de Locutores porque cuando hicimos teatro fue con una cámara de locutores que desapareció. Y ahora que hay una nueva que es la que yo estoy presidiendo podemos hacerlo.

¿Teatro para radio?       

No para públicos, para lugares abiertos. Y se puede.

¿Su niñez como fue, todo se redujo al cine o hubo otros juegos de niño?

No, yo jugaba. Jugaba basquetbol solo que como era el más chiquito siempre me sacaban. Y el fútbol jugaba, pero no fui tan fanático del fútbol de aquellos de ir todos los domingos como ir a misa, lo jugaba y me entretenía. También jugué trompo, jugué chibola, todo lo que los niños de antes hacíamos.

¿Imagino no pasó pobrezas, vivía en el Centro Histórico?

Fíjate que mi familia se vino para San Salvador en 1962, y yo de seis o siete años viví en San Vicente porque ahí nací y la verdad no recuerdo pobreza, tenía mis juguetes, me iban a dejar al kínder.

¿Cuáles eran sus sueños de niño?

Yo quería ser aviador, quería andar en un avión, en un cohete, quería ser astronauta quizá. Soñaba también con ser piloto de avión y por eso tenía mi coleccioncita de avioncitos.

Y ahora a parte de discos y películas ¿Qué colecciona?

Durante algún tiempo monedas de todo el mundo.

En disco tiene de toda música…

Me deshice de todos los vinilos y hoy lo lamento porque ha regresado la moda. Yo ahora tengo la música en DVD y CD. Tengo conciertos y tengo solo la música.

¿Tiene hobbies a parte del cine y la música?

Fíjate que me gusta mucho escribir. Una vez le di dos canciones a Marito Rivera, las perdieron y ya no volví  a insistir, pero tengo varias composiciones para canciones, pero no me aviento porque siento como una inseguridad de que no va funcionar,  porque hoy si no es cumbia o no es reggaetón nada te funciona. Ese es el problema, no porque pueden ser canciones tropicales o románticas pero el romance de aquí no

¿Qué le falta por hacer? ¿Cuántos años tiene?

Ya estoy en la edad en la cual uno dice que le da gracias a Dios por dejarlo respirar un nuevo día. Yo ya tengo 64 años, la canción de los Beatles que se llama When I´m Sixty-four y  que habla de cuando me vuelva viejo y se me caiga el pelo… Esa es mi canción ahora. Entonces estoy en esa edad, pero me siento bien y con energías.

¿Qué le falta por hacer?        

Quizá fíjate lo que me queda pendiente actuar en una película hecha aquí, y si no yo voy a tener que producirla, producir una película, agarrar un guion. No me costaría elaborar un guion. Tengo amigos y amigas que saben cómo es esto del derecho de autor, la musicalización y podemos producir una película y que salga yo un rato aunque sea. Es lo que me queda pendiente fíjate. Porque eso de la cantada no se me da, sin embargo me engancharon de La Platinum  para que fuera a cantar y todo mundo se fue antes de que terminara jajaja. No ya en serio he cantado con la Fiebre Amarilla y he hecho dúo con Jimmy Sacks también.

Esa se lo tenía bien guardada…

No, lo que pasa es que se da nada más al calor de los vinitos hombre jajaja. Mira hace poco organizamos, y ya llevamos dos conciertos de las buenas épocas. Eso en el “Sombrero Azul” nos prestan el local y nos llevamos a Tony Acosta, a todos los artistas que no están grabando, y los fondos van a la Cámara de Locutores.

Don Mario creo que le falta hacer carrera como cantante jajaja…

No exageres hombre, Dios me libre, pobrecita la gente…

Don Mario junto a la cantante mexicana Yuri

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here