El origen de Cupido, el dios del amor y el deseo

Por La Opinión

Cupido es el responsable de que dos personas se enamoren y florezca el amor entre ellos. Es representado como un niño alado armado con arco y flechas, muy popular en febrero en el marco del Día de San Valentín o Día del amor y la amistad.

Quién es Cupido

Cupido también recibe el nombre de Eros, según la mitología griega, y es considerado el dios del amor y el deseo. Es hijo de Venus (Afrodita), la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, y de Marte, el dios de la guerra.

Historia y origen

Tras dar a luz a Cupido, Venus se vio en la necesidad de esconderlo en los bosques debido a que Júpiter (Zeus) intentó asesinarlo ya que estaba convencido que su nacimiento traería catástrofe y caos para la vida.

En el bosque fue amamantado por fieras y criado por ninfas, quienes le dieron libertad siendo incapaz de razonar. Con madera de fresno, se fabricó un arco y flechas, comenzando así su habilidad con la puntería. Al percatarse de esto, Venus le regaló un arco, así como flechas de oro y plomo que incluían un don: si disparaba las flechas de oro concedía el amor, pero con las de plomo, provocaba olvido y odio. Además, ni dioses ni mortales eran inmunes a las flechas.

Cupido es el responsable del amor. Foto: Pixabay© Proporcionado por La Opinión Cupido es el responsable del amor. Foto: Pixabay

Cupido siempre fue travieso con su habilidad (a Apolo le disparó una flecha de oro para enamorarse de Dafne, a quien le lanzó una de plomo) y su madre comenzó a preocuparse porque no crecía, hasta que nació su hijo Anteros, dios de la pasión. Cuando Cupido estaba cerca de él, comenzó a crecer.

Estatua de Cupido en el bosque. Foto: Pixabay© Proporcionado por La Opinión Estatua de Cupido en el bosque. Foto: Pixabay

El dios del amor también se enamoró

En la tierra de los mortales había una princesa famosa por su belleza llamada Psique, quien no encontraba marido porque los hombres no se sentían dignos de ella. Venus, celosa por la hermosura de Psique, envió a Cupido para que la flechara y se enamorara del hombre más feo del mundo.

Pero al verla, Cupido se enamoró de ella y lanzó la flecha al mar. Para evitar la furia de Venus, la pareja se veía por las noches con la condición impuesta por los dioses de que nunca el rostro de Cupido debería ser mirado. Sin embargo, impulsada por la envidia de sus hermanas, Psique sintió la curiosidad y una noche, acercó la luz para ver a su amado, quien se percató de ello; decepcionado, Cupido la abandonó.

Psique reanimada por el beso del amor. Foto: Pixabay© Proporcionado por La Opinión Psique reanimada por el beso del amor. Foto: Pixabay

Arrepentida, Psique le pidió ayuda a Venus, quien le asignó 4 difíciles tareas, la última de ellas y más complicada, era entregar en un cofre un poco de su belleza al inframundo. Motivada por la curiosidad, abrió la caja y cayó en un profundo sueño. Al encontrarla, Cupido le retiró el sueño mortal. Fue tanto lo que ella luchó que los dioses, conmovidos, la convirtieron en diosa para que pudiera casarse con su amado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here