Ada Lovelace: la visionaria que anticipó nuestra era digital

Aunque vivió en la Inglaterra del siglo XIX, fue una pionera de la computación y quizás la primera programadora del mundo.

Ada Lovelace imaginó en el siglo XIX lo que estamos viviendo en el XXI. Se la considera una modelo ejemplar de mujer en el mundo de la tecnología.

En un artículo publicado en 1843, habló de un mundo en el que máquinas programables serían esenciales para el progreso de la ciencia e incluso podrían servir para crear arte y música.

Pero las opiniones difieren en torno a si Ada Lovelace fue la primera visionaria tecnológica o, como algunos críticos creen ahora, si su contribución a la ciencia de sistemas computarizados está sobrevaluada.

Mucha de la correspondencia de Ada Lovelace se encuentra archivada en la Biblioteca Bodleian de Oxford y el contenido revela la imagen de una mujer apasionada, ambiciosa pero también imperfecta.

Es cierto que, a veces, Ada manifestaba un sentido exagerado de su propio destino. Muchas de sus cartas son largas, personalmente obsesivas y un poco extravagantes. Queda claro que atravesó varios episodios maníacos.

Pasión por las matemáticas

A pesar de, o quizás debido a, sus constantes batallas contra su estado mental y físico, Ada desarrolló un interés inicial por las matemáticas.

Después, concentró su atención en las máquinas del pionero de la computación Charles Babbage, a quien siguió con gran pasión y dedicación.

De muchas maneras, Ada Lovelace, mujer de la época victoriana del Siglo XIX, anticipó nuestra era digital.

1209950

Ada vivió en una época de convenciones que restringían en desarrollo de la mujeres.

Fue un extraordinario salto de la imaginación. Quizás no muy sorprendente, teniendo en cuenta que era la hija abandonada del poeta romántico Lord Byron.

La madre soltera de Ada, Lady Byron, la sometió a un estricto régimen de estudios morales y matemáticos desde temprana edad, con la esperanza de que contrarrestaran cualquier peligrosa tendencia “poética” que pudo haber heredado de su afamado y polémico padre.

“Más matemáticas” era la receta que usualmente se le formulaba cuando atravesaba períodos de inestabilidad mental.

Aun así, Ada ahondó en su pasión por las matemáticas.

A los 26 años, casada y con tres hijos pequeños, se inscribió en un curso de matemáticas por correspondencia.

Las cartas que intercambió con su distinguido tutor revelan que estaba trabajando a un nivel de estudiante de primer año de universidad destacada.

Se puede decir que Ada Lovelace era una buena, mas no brillante, matemática.

El hombre que cambió su vida

A los 17 años, había conocido a Charles Babbage y una de sus innovadoras máquinas calculadoras, la Máquina Diferencial, durante una fiesta en el salón del ingeniero en Londres.

Babbage cambió la vida de Ada, aunque no de la manera en la que la mayoría de las jóvenes debutantes del Siglo XIX se hubieran imaginado.

Años más tarde, Ada le hizo una propuesta atrevida a Babbage. Se ofreció a trabajar como su asistente.

Fue una movida agresiva, especialmente dadas las rígidas convenciones que dominaban el mundo victoriano de la época. Pero la respuesta fue positiva.

Babbage se encontraba trabajando en el diseño de una nueva máquina, que llamó la Máquina Analítica.

Contrario a la Máquina Diferencial, que solo podía sumar, la Máquina Analítica funcionaba más como una computadora moderna y podía ser programada para desempeñar casi cualquier secuencia de pasos lógicos.

La única descripción publicada de la Máquina Analítica estaba en un artículo en francés, escrita por el ingeniero italiano Luigi Menabrea.

Ada tradujo el artículo para publicación en una revista británica yBabbage la exhortó a que añadiera una serie de notas que describieran mejor la función completa de la máquina.

Trabajó arduamente en las notas, que terminaron siendo el doble de largas que el artículo original.

Babbage, un destacado matemático e inventor, quedó impresionado.

Las notas de Ada sobre la máquina de Babbage incluyen declaraciones visionarias sobre los potenciales y las limitaciones del aparato.

“La Máquina Analítica no pretende originar nada en absoluto. Puede realizar cualquier cosa que le ordenemos hacer… Pero probablemente ejerza una influencia indirecta y recíproca sobre la ciencia misma”.

Las notas también incluyen tablas que indican la secuencia de operaciones que la máquina tendría que hacer para encontrar la solución de un problema algebraico, como la de una secuencia conocida como los números de Bernouilli.

Programadora y visionaria

Es por esto que algunos autores contemporáneos han llamado a Ada”la primera programadora del mundo” aunque, estrictamente hablando, esas tablas no son programas de computación.

Sin embargo, ella parece haber entendido el significado de las máquinas de Babbage mejor que él.

Algunos críticos alegan que la reputación de Ada se debe al genio deBabbage y no al de ella.

1209951

Charles Babbage era un matemático, filósofo, inventor e ingeniero mecánico que originó el concepto de la computadora programable.

Ciertamente los dos fueron cercanos colaboradores. Una serie de tensas cartas se cruzaron entre los dos en el ajetreo de publicar las notas.

En una ocasión, Ada acusó a Babbage de dejar extraviada una de las notas en la impresora.

Pero no hay razón para dudar que Ada Lovelace fuera la propia autora de las notas.

Tal vez su mayor talento está en la manera en que combinó su conocimiento matemático con una vívida y “poética” imaginación.

No fue la precursora de los codificadores y hackers de hoy en día, pero sí la pionera de los visionarios que se imaginan cómo la siguiente generación tecnológica cambiará el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here