Cómo combatir el calor

Durante el verano, las temperaturas suben y el calor puede convertirse en una verdadera pesadilla; es indispensable tomar medidas para poder paliarlo y no sufrir un golpe de calor o deshidratarnos. Tanto dentro como fuera de casa, deberemos llevar a cabo algunas acciones que nos ayudarán a reducir el calory hacer los días cálidos más llevaderos. Asimismo, debes saber que existen determinados colectivos a los que debe prestarse una mayor atención por el hecho de ser más vulnerables al calor.

  • A la hora de soportar el calor del verano, cabe tener en consideración que variará mucho en función del área geográfica donde se resida, ya que existen zonas mucho más cálidas que otras. Aun así, los factores que deberemos tener en cuenta serán los mismos para todos y deberán prestar especial atención los grupos de riesgo como personas de edad avanzada, niños, enfermos…
  • De esta forma, será indispensable que evites salir de casa y hacer actividades físicas durante las horas de mayor insolación, es decir, las horas centrales del día: de 12 a 16 h. En caso de que debas hacerlo obligatoriamente, deberás llevar ropa ligera y de colores claros; zapatos que permitan que transpiren los pies; y se recomienda proteger la cabeza con gorras o sombreros y llevar gafas de sol. Con esto ayudaremos a prevenir la insolación o golpe de calor.
  • Procurar que la casa esté fresca también nos ayudará a contrarrestar los efectos adversos del calor. Para ello, deberás: cerrar puertas y ventanas durante las horas con mayor incidencia de los rayos solares, podrás recurrir a ventiladores y aires acondicionados (siempre de forma responsable), abrir por la noche para que corra el aire.
  • También será indispensable beber muchos líquidos para mantenernos hidratados, ya que las altas temperaturas facilitan la deshidratación y tiene graves consecuencias sobre nuestra salud. De esta forma, se recomienda la ingesta de al menos dos litros de agua diarios, pero también se puede reforzar con zumos naturales, leche, etc.

    Es fundamental beber antes de tener sed.

  • Los electrodomésticos y demás aparatos electrónicos también son una fuente de calor por sí mismos, por lo que deberás desconectar todo aquello que no estés utilizando. Así como también se recomienda no cocinar ni lavar ropa durante las horas de más calor, ya que generaremos más humedad en el ambiente y, por lo tanto, aumentará la sensación de calor.
  • A la hora de comer, se recomienda optar por platos frescos y ligeros, que te ayudarán a no sentirte pesado, ni te supondrán un excesivo aporte calórico. Algunos ejemplos que puedes prepararte son ensaladas, cremas, sopas frías, batidos… aunque también puedes ver aquí cuáles son las mejores recetas para el verano.
  • Busca actividades refrescantes, como puede ser ir a la playa o a la piscina a tomarte un baño, para rebajar de forma natural tu temperatura corporal. En caso de no tener aire acondicionado en casa, otra buena opción puede ser visitar centros comerciales, ir al cine, etc. donde podrás mantenerte fresco.

Tomado de UnComo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here