Kiev se prepara ya para la final

Kiev ya tiene aroma de final. La ciudad se engalana estos días con los colores de la Champions y de los clubes finalistas y se prepara también para la llegada de 60.000 aficionados procedentes de toda Europa, 40.000 de Madrid y Liverpool. De hecho, ya se ha trabajado en los alrededores del estadio en el protocolo de seguridad. Porque como sucede en cada final de la Liga de Campeones, la ciudad organizadora y su estadio estarán completamente blindados.

Hoy ha habido un ensayo general en las cercanías del estadio con los voluntarios y la policía militar ucraniana, que es la que velará por la seguridad de ambas aficiones. Se trabajaron diversas situaciones que se pueden dar en el día de la final, sobre todo en las inmediaciones del campo, situado en el centro de la ciudad.

Al tiempo que la policía militar hacía sus ensayos, encaminados también a evitar cualquier atentado terrorista, los operarios de UEFA se afanaban en poner bonito el estadio con los colores del Real Madrid y el Liverpool. Los escudos de los finalistas ya cuelgan del Olímpico de Kiev, tanto en su interior como en el exterior, así como de algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Todo estará listo a finales de esta misma semana para que los primeros aficionados que lleguen a Kiev se encuentren toda la ciudad en perfecto estado de revista y con un auténtico ambiente de Champions.

LA AFICIÓN LLEGA EL SÁBADO

Los aficionados del Real Madrid llegarán en su gran mayoría el mismo sábado de la final, en vuelos chárter que en su gran mayoría despegarán de Madrid en la madrugada del viernes al sábado, ya que la distancia entre las dos ciudades obliga a volar con mucha más antelación que en anteriores finales, a donde era más sencillo llegar.

Los aficionados del Real Madrid se concentrarán a unos 15-20 minutos caminando respecto al estadio en el que se disputará el partido y no habrá pantallas gigantes en las que seguir el encuentro por motivos de seguridad. Como sucediera en Cardiff, habrá puestos de comida y bebida, pero se evitarán las grandes concentraciones alrededor de una pantalla o escenario.

Los aficionados del Liverpool estarán concentrados más cerca del estadio que los del Real Madrid, pero completamente aislados de los blancos por motivos de seguridad, aunque como sucede en todas las finales ambas aficiones se terminarán mezclando y espera la policía ucraniana que sin problemas. Los hooligans ingleses más peligrosos contarán con una vigilancia especial.

Tomado de Marca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here