¿Qué música haría y cómo sería Freddie Mercury hoy?

Por ABC

Nos lo hemos preguntado todos alguna vez. ¿Qué estaría haciendo Miles Davis ahora si estuviera vivo? ¿O Janis Joplin, Lennon o Hendrix? Esas elucubraciones con Freddie Mercury, que este jueves 5 de septiembre cumpliría 73 años, no son menos fascinantes.

En primer lugar, ¿existiría Queen? Todos los supervivientes del grupo han confesado que a veces había muchas tensiones en el estudio de grabación, así que es probable que se hubiera roto en algún momento, quizá no de la década de los noventa pero sí en la de los cero o los diez, en las que la música dio un giro radical del rock hacia la electrónica y el hip-hop.

Mercury tenía talento de sobra para experimentar con cualquier género, y su curiosidad innata seguro que le hubiera llevado por derroteros muy distintos a los esperados por Brian May y Roger Taylor ( John Deacon se hubiera refugiado en su casa en cuanto el grupo se rompiese, tal como hizo tras la muerte del cantante), así que al menos hubiese reducido la periodicidad de los lanzamientos de la banda. Además, gozaba de un carisma que le hubiese permitido continuar sin problemas con la carrera solista que ya inició en 1985 con «Mr. Bad Guy».

Precisamente escuchando ese disco de debut en solitario pueden encontrarse algunas pistas. Su poderío vocal no hubiera desdeñado buenas composiciones baladísticas, pero definitivamente, Freddie hubiera hecho algo bailable y sofisticado. En «Mr. Bad Guy» hay teclados progresivos, orquestaciones y elementos operísticos, también música disco, efectos de estudio de ascendencia funk y hip-hop, estructuras armónicas inusuales, trepidantes progresiones de semitonos e infinidad de capas melódicas que, de haber tenido continuidad, hubiesen generado una épica pop distinta a la de Queen. Quizá una vez superada esa primera fase bailable, su tendencia fuese generar un repertorio más maduro y reflexivo. , en una suerte de pop de cámara con toques kitsch. Lejos de anclarse en una posición de saurio del rock, Mercury hubiese dado a luz diferentes etapas, experimentando, jugando con cada nuevo cachivache de estudio, arriesgando hasta donde su imaginación le hubiese permitido.

Colaboraciones

El avance imparable de la lucha LGTBI quizá hubiese tenido un efecto estético y político en las letras de Mercury, que con toda seguridad se hubiese prestado a hacer colaboraciones con abanderados del movimiento en la escena pop como Scissor Sisters, Mika, Kylie Minogue, Lady Gaga (¿hubiese elegido ella otro nombre de haber seguido Queen?), o la que hubiera sido la mejor de todas: Rufus Wainwright. Ah, y por supuesto, Matt Bellammy se hubiese puesto de rodillas ante él para suplicarle que grabase algo con Muse.

Es razonable pensar que Mercury también se hubiese interesado por las nuevas tecnologías aplicadas a los videoclips, y que se hubiese embarcado en diferentes alianzas artísticas, musicales (como la de «Barcelona», con Montserrat Caballé) y extra-musicales,así como con diferentes causas benéficas. Lo que sí es seguro es que lamentaría profundamente la piratería, la pérdida del valor del arte de los discos por la decadencia del formato físico, y también la del propio álbum como concepto, aunque por otra parte se podría apostar a que habría sabido sacar provecho de la segunda era dorada del single. Sobre la calidad de sonido del «streaming» también hubiese tenido algo que decir. Pero no sería raro que lo hubiese visto con buenos ojos como forma de democratización de la música, al contrario que muchos de sus coetáneos, que se resistieron al cambio sin entender que el Gatopardo había llegado a la industria discográfica.

Y lo menos importante de todo, ¿qué aspecto tendría? De eso podemos hacernos una idea gracias a la famosa aplicación Faceapp, aunque él mismo dijo que no esperaba llegar a viejo. «Realmente, no me importa. Ciertamente no tengo ninguna aspiración de vivir hasta los setenta, sería muy aburrido».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here