Roberto Arauz, empresario: “Antes de hacer la radio trabajé lavando platos”

Fotos cortesía de Roberto Arauz

Por Santiago Leiva

Roberto Arauz nació con el emprendedurismo bajo el brazo. Antes de los 13 años  ya sabía la fórmula para hacer ladrillos de piso y cómo quitar pelo;  a los 13 cumplidos se abrió un espacio como locutor en una cabina de radio en Sonsonate, y ahora no solo es un empresario de las comunicaciones radiales sino también de restaurante.

La historia de éxito de este salvadoreño es de tesón y lucha, él no encontró el “Sueño Americano” en Estados Unidos, pero sí el mecanismo para convertir sus habilidades en un negocio moderno, productivo y de futuro. Fue en su natal Sonsonate que conoció el abc de las consolas, los micrófonos y todo lo relacionado con la radio, pero fue el tiempo y sus deseos de superación las que le llevaron de ser un locutor a  productor, y luego a crear y dar mantenimiento a radios privadas que el mismo ha confeccionado en diferentes empresas salvadoreñas y guatemaltecas.

“Nosotros hacemos radios para el gusto del cliente. Siento que estamos haciendo un medio que tarde o temprano todos los vamos a usar porque lo comercial va evolucionando”, dice Roberto, creador de Radio Network, empresa que se dedica a crear y administrar radios en línea para diferentes clientes. Esta compañía es la que encarga de ambientar con música y producir los comerciales para supermercados como Selectos en El Salvador. También empresas como la Cucaracao y Tropigas cuentan con sus servicios. “Estamos para darle un plus a la gente y para ambientar de manera uniforme las sucursales con un contenido agradable”, sostiene.

La última gran apuesta de este salvadoreño emprendedor es un restaurante de comida internacional. Hace poco más de un mes abrió a los comensales de paladar fino Imperio Inka, un restaurante de comida peruano.  “A mí no me gusta estar sentado haciendo nada”, afirma Roberto. Él es nuestro personaje de la semana.

¿Cuáles son los ingredientes para cocinar negocios como radios y un restaurante?

Jajajaja. Lo que sucede es que a mí me gusta la aventura, nunca me gustar estar quieto, siempre me gusta estar en actividad y tratando de hacer cosas nuevas, e interesantes. Explorar todo tipo de rubros. Yo estaba fijado en la radio, en el desarrollo de opciones para reproducción (de radio) en puntos específicos, pero en el tema de estar negociando con clientes (la creación de radios) o darles mantenimiento, conocí muchos restaurantes y me hice amigo de manager de muchos restaurantes acá que luego se quedaron sin empleo y me convencieron que pusiéramos el restaurante.

 

¿Qué nació primero la pasión por la radio o la comida?

La radio. No hay nada que se le compare al tema de la radio, la comunicación y lo que hacemos.

 

¿Cómo  y dónde nace este proyecto?

Se comenzó en Estados Unidos porque me fui a Estados Unidos, llegué a Las Vegas, y como todos a lavar platos, pero lo que si fue bien curioso es que al viajar no deje el micrófono y condensador, la interface y una consolita chiquita.

¿Su relación con la radio entonces inició aquí?

Sí. Lo que pasa es que en la radio comencé a trabajar desde los 13 años. Comencé en Sonsonate en una radio que se llamaba Variedades y la Voz del Pacífico de una cadena que se llamaba Cadena Radial América en AM. Luego comenzaron a salir las radios departamentales en FM y trabajé después nueve años en Grupo SAMIX. Comencé trabajando en locución y en cuestiones de publicidad.

Trabajé diez años en cabina. Después me fui a Estados Unidos y allá antes de hacer la radio trabajé lavando platos, pero surgió que en un periódico de Las Vegas (publicaron) que se necesitaba un periodista, mandé un correo, fui a la entrevista y me dieron el empleo. Me pagaban $100 dólares a la semana, pero hacía tres notas. Entonces me salí de lavar platos, pero me tocaba prestar carro para ir a hacer las notas. Me tocaba que ir a entrevistar al Cónsul porque hacían consulados móviles y ahí comencé a redactar notas pequeñas.

 

¿Usted no sabía nada de redacción de noticias?

No, yo hacía textos para comerciales en Sonsonate, pero eso era otro rollo. Una vez puse: y se realizó velada futbolística y me dice: el editor (que era mexicano) Roberto te equivocaste las veladas son de noche jajajaja.

 

¿Y luego llega a la radio?

En una reunión, llegó el canciller Laínez a un almuerzo y me mandaron. Estando ahí me topé con un señor que es salvadoreño y era presidente de una Coalición Centroamericana, me presentó a otro salvadoreño que siempre su pila fue hacer un periódico, nos reunimos y le dimos forma al periódico. Ahí si me tocaba escribir todo. Redactaba el periódico en las noches y en la mañana me iba a vender publicidad. Estando en eso le llevé un demo la dueña del supermercado El Pueblo y no me atendió la señora, me dijo que volviera y volví al siguiente día. Le explique lo de la radio y de cómo como iba a trasmitir. Yo iba trasmitir por messenger y me sale Edgar que era el técnico del supermercado: me imagino que Live 365 va a trasmitir y yo dije sí, pero yo ni sabía que diablos era eso. Entonces a ellos les quedó la responsabilidad de hacer el encoder y yo la producción.

Se montó la radio y comencé a trabajar con el supermercado. Luego vino la crisis de 2009 y la señora cerró un supermercado, y como a los 15 días, después de un año, la señora me dijo que no me podía seguir pagando, que me vendía la radio. Me dijo deme 2,000 dólares, y le dije que lo más que podía pagarle eran 800 dólares, me rentó el local. Y como todo estaba montado le dije que sí, que la compraba comencé a vender (publicidad). Grababa comerciales a diferentes clientes y me llevaba el comercial grabado. Así comenzó la radio. Pero como había dejado una niña de año y medio y me esposa acá le dije a la señora que me iba a venir. Para entonces  ya había agarrado un vendedor mexicano bueno para vender. Le dije que me venía y él me compró la radio…

 

¿Cómo se mete al mercado salvadoreño?

Estando aquí, comencé a ver a quien se le podía ofrecer el servicio y la ofrecí a La Prensa Gráfica, nos reunimos y les pareció.  Tenemos  de estar trabajando con La Prensa desde 2011, casi seis años de estar haciendo la radio en línea de La Prensa.

Pero ellos tienen cabina ¿cómo funciona la creación de radio?

Ellos tienen un estudio. Te doy un ejemplo ayer (miércoles) fuimos a la Alcaldía de Jiquilisco y me dice el alcalde: mire, pero es que yo ya tengo una radio, es la Radio Mercado, y le digo: Sí, pero donde suena. (La ventaja) de lo que Radio Network hace es que no pagas aire acondicionado, no vas a pagar luz, no vas a pagar locutor; no vas a pagar transmisión, no vas a pagar internet, no vas a pagar aplicación de nada; no vas a pagar que te hagan un comercial, porque la producción todo lo hacemos nosotros.

 

¿A cuántas empresas atienden por ahora?

Empresas son varias, pero son más radios que empresas, porque nosotros segmentamos.

 

¿Y en el caso del Selectos?

El Selectos tiene tres segmentos. Uno para los mercados de acá digamos el Paseo General Escalón, Fuentes  Beethoven, Redondel Masferrer y Santa Elena. Tiene otro que es para los Selectos de las cabeceras departamentales, y otro para los que eran los súper de los pueblos (Selectos Market). Entonces ahí es donde comenzamos a producir distintos tipos de radios, con contenidos diferentes, música diferente, incluso la locución es diferente.

 

¿Hay más empresas en su cartera de clientes?

Está Selectos, La Curacao, Tropigas,  Opticas Devlyn, La Prensa Gráfica, La Caja de Crédito.

 

¿Qué tipo de música es la que les proveen?

Nosotros hemos tenido que explorar un montón de opciones para poder dar música, lamentablemente no es música nacional ni popular porque aquí hay empresas que cobran derechos de autor y derechos conexos. Nosotros hemos hecho convenios con empresas europeas para poder poner música de artistas independientes que no son populares. De esa manera podemos musicalizar los establecimientos, sin que el cliente tenga que pagar derechos ni nosotros porque la música ya está libre de impuestos porque es música independiente. Una canción de Shakira por ejemplo no la podemos sonar porque esa canción está representada por una disquera.

 

Sin duda con este proyecto usted ha dado un paso gigante hacia lo moderno, pero cuénteme como es que siendo adolecente acaba en una cabina de radio…

Lo que pasa es que mi hermano trabajaba en radio. Él iba a esa radio que se llama Variedades que estaba como a 500 metros (de mi casa). Mi hermano trabajaba ahí de 10:00 a 2:00 de la tarde y mi Mamá me mandaba a dejarle la comida. Me iba en una bicicleta. Mi hermano trabajaba también en Radio Ágape de noche. Entraba de 12:00 de la noche a 5:00 de la mañana. Entonces cuando yo llegaba con el almuerzo él me enseñaba a operar la radio. En una de esas que le fui a dejar comida, me quedaba yo de 12:00 a 2:00 haciendo la pila de la radio, llegó el director me vio y encontró dormido aquel. Un día el locutor que entraba a las 2:00 de la tarde tuvo un problema y no había quien operara la radio,  me hablaron para que hiciera el turno de la tarde, y luego me dieron el turno de la tarde.

¿Nunca vivió la locura de ser Dj?

Lo que pasa es que nunca me fui por el lado de lo popular, sino que por el lado del dinero. Yo quizás pude haber trabajado en La Chevere, en la Scan o donde sea porque si tengo capacidad, pero no pagan. Mi rollo no era  yo quiero que me oigan las bichas, mi rollo era pisto. Yo nunca aspiré a trabajar en una radio porque me oigan, sino yo quiero trabajar aquí porque hay pisto. Cuando estaba en La Coco, los últimos cinco años, yo trabajaba solo de 6:00 a 8:00 de la mañana. Y como yo ya había comparado mi carro de perifoneo, a las 8:00 de la mañana me iba cliente por cliente.

 

¿Buscaba clientes para la radio?

No. Para mí. Yo solo trabajaba dos horas y después me quedaba haciendo publicidad. Llegaba, por ejemplo a un restaurante, decía: usted es el dueño, deme $40 dólares y le hago publicidad toda la semana, vengo en la mañana le animo y vengo en la tarde otra vez. Cobraba $40 dólares a la semana, pero agarré 20 (negocios) una vez.

 

¿Se ponía a anunciar a la entrada del negocio?  

Sí, pero en el carro. Por ejemplo llegaba en el carro a las 10:00 a.m., me parqueaba y comenzaba a anunciar, luego me iba a otro negocio, hasta completar la ronda…la onda era las bolas… ahora nosotros estamos haciendo radio para el gusto del cliente. Siento que estamos haciendo un medio que tarde o temprano todos lo vamos a usar porque lo comercial va evolucionando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here