La absurda resistencia de Keylor Navas en el Real Madrid

El Confidencial

El Real Madrid sigue penando en este final de temporada con actuaciones que sacan los colores a sus aficionados y a su entrenador, Zinédine Zidane, al tiempo que confirman la necesidad de afrontar una profunda renovación en un vestuario que ha tirado la toalla. La falta de implicación de una gran parte de la plantilla en este final de curso ha provocado que Florentino Pérez acometa con mayor énfasis la revolución prometida a Zidane cuando le llamó para convencerle para que regresase a hacerse con los mandos del equipo antes de finalizar la temporada.

Muchos son los nombres que están en una situación de incertidumbre en el equipo. Jugadores como KroosModricCasemiro o Varane aún no saben si saldrán en el mercado veraniego o si cumplirán sus contratos con el club blanco. Otros como MarianoCeballosMarcos LlorenteVallejo o Reguilón tendrán que buscar minutos lejos del Bernabéu ya sea traspasados o cedidos. Y por último hay un grupo de jugadores de los que el Real Madrid se quiere deshacer, como Bale o James, a quienes no encuentra acomodo por falta de ofertas debido a sus elevadas fichas con el club de Chamartín.

Sin embargo, a día de hoy el gran problema de los blancos se encuentra en la portería. Cuando Zidane asumió el puesto de entrenador para relevar a Solari, el técnico asumió la apuesta de Florentino por la continuidad de Thibaut Courtois. Fue una especie de concesión del francés, con quien el presidente acordó que priorizaría el fichaje de los refuerzos solicitados, pero a cambio Zidane se quedaba con el portero belga.

En un primer momento se daba por hecho que Courtois se quedaría con Luca Zidanecomo segundo, pero la presión mediática que sufría el hijo del entrenador y sus groseros errores con el Castilla han terminado por provocar la salida del joven cancerbero, que se irá a Francia para foguearse. Circunstancia que ha dejado un inquietante panorama en Valdebebas, porque vuelve a provocar un cara cara entre Keylor Navas y Courtois por la titularidad de la portería blanca.

Pese a que se dio por hecho que saldría Navas, por el que ha habido ofertas, la marcha del hijo de Zidane ha dibujado un nuevo escenario en el que el guardameta de los ticos se encuentra cómodo. Keylor insistió en que no estaba dispuesto a salir y que su intención era pelear con Courtois por la titularidad. Navas era consciente de que Florentino prefiere al belga, pero también sabía que Zidane le tiene aprecio y que podría terminar revertiendo la situación y haciéndose con el puesto.

Zidane, por su parte, ha dado confianza a Courtois en los últimos partidos de Liga como prometió a Florentino, pero el belga no está respondiendo a las expectativas. En el partido ante la Real Sociedad sufrió un resbalón que le costó un gol y pudo hacer algo más en otro de los tantos de los ‘txuri-urdin’. Courtois está nervioso ante el panorama al que se enfrenta, con Zidane lleno de dudas y Navas dispuesto a dar batalla.

Mientras Courtois duda, el Real Madrid dio orden a Jorge Mendes de buscar ofertas de traspaso para concretar la salida de Navas e ingresar dinero por su marcha. Pese a ello el costarricense había dejado claro a su entorno y a los pesos pesados del vestuario que su intención era quedarse y pelear la titularidad como ha hecho desde que llegó al Real Madrid. Pero ante este panorama, Florentino ha tomado cartas en el asunto y ha sido el club el que se ha dirigido al portero para informarle de que no cuenta con él para la próxima temporada.

Florentino, que observaba con la misma inquietud que Courtois los movimientos de Zidane, ha decidido cortar por lo sano y tomar un decisión firme que debía haber tomado Zidane, quien a día de hoy no había informado ni al club ni a los jugadores de la misma. En el caso de que finalmente saliese uno, ya fuera Navas por la insistencia de Florentino o Courtois por el temor a que Zidane apueste por Keylor, una de las alternativas que manejaba el club es recuperar al ucraniano Andriy Lunin, cuya cesión podría ser prorrogada en el Leganés después de que el equipo madrileño haya solicitado ampliar la estancia del portero otra temporada más.

El lío de la portería blanca ha terminado por aclararse por la intervención de Florentino. Ya que Zidane estaba cada día menos seguro de apostar por Courtois, dando alas de paso a un Keylor Navas que mantenía esa resistencia absurda dada la postura firme de Florentino de apostar por el belga. Al final el presidente, en su papel de director deportivo, ha zanjado una polémica que ha dividido al vestuario por la amistad con Keylor o su simpatía por Courtois. Ahora falta saber quién es capaz de pagar los 30 millones de euros que pide de salida el Real Madrid por Keylor y quién le asegurará al portero los cinco millones netos que cobra por temporada hasta junio de 2021 a sus 32 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here