CSJ revisará a puerta cerrada la condena por el asesinato de cinco jesuitas en 1989

(EUROPA PRESS)

La Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia deliberará mañana miércoles a puerta cerrada sobre los recursos presentados contra la sentencia de septiembre pasado que condenó al excoronel y exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador Inocente Orlando Montano a la pena de 133 años y tres meses de cárcel por el asesinato del ideólogo de la Teoría de la Liberación Ignacio Ellacuría y de otros cuatro jesuitas españoles en 1989 en El Salvador.

Fuentes del caso consultadas por Europa Press han señalado que la Sala que verá este asunto, con ponencia del magistrado Vicente Magro, estudiará los argumentos de la defensa, que han sido impugnados tanto por la Fiscalía como por el resto de acusaciones personadas en la causa.

Montano fue condenado por la Audiencia Nacional como responsable de 5 delitos de asesinato de carácter terrorista» (los jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Armando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo). Por cada uno de ellos se le impuso e la pena de 26 años, 8 meses y un día de reclusión mayor, si bien el límite máximo de condena no excederá los 30 años.

En la sentencia de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional también se consideró a Montano autor de los asesinatos de otro jesuita salvadoreño, Joaquín López y López, de la cocinera de la universidad, Julia Elba Ramos, y de su hija de 15 años, Celina Mariceth Ramos, ejecutados junto con los religiosos, si bien no puede condenarle por estos hechos al no haber sido extraditado por Estados Unidos por esos crímenes.

Además, en la resolución se explicaba el contexto en el que se produjeron los hechos en noviembre de 1989, El Salvador vivía un conflicto armado interno entre las fuerzas gubernamentales y la guerrilla del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y que duraba más de diez años.

El condenado pertenecía a ‘la Tandona’, la promoción de la Academia Militar de Oficiales del Ejército Salvadoreño del año 1966, que fue la clase más grande, poderosa y cohesiva del Ejército. Dado su tamaño inusualmente grande, los oficiales de este grupo esperaban gobernar al final de la década, una opción que habían estado anticipando desde por lo menos 1980. Inocente Montano era miembro del «círculo íntimo» de poder de este grupo, denominado «los compadres», y participaba en las decisiones con los demás.

Los sacerdotes se erigieron como mediadores entre ambas partes enfrentadas para un ‘proceso de diálogo’ y fueron acusados, en virtud de su afinidad con la teología de la liberación, de incitar a los campesinos a «una conspiración comunista internacional al servicio del Kremlin».

La decisión de acabar con la vida de Ellacuría y el resto de jesuitas fue adoptada por ese grupo de oficiales de La Tandona. El ex coronel fue extraditado por Estados Unidos en 2017 y desde entonces estuvo en prisión a la espera de la celebración de este juicio, tras el que fue finalmente condenado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here