La realidad supera la ficción: Alfa Karina Arrué la primera mujer salvadoreña en aventurarse a escalar El monte Everest.

De cabellos rubios y piel blanca, oriunda de Santa Tecla y la mayor de tres hermanos, Alfa Karina Arrué, se perfila como la primera mujer en la historia salvadoreña que con ímpetu luchó para tocar “El monte Everest” considerada como la montaña más alta de la superficie del planeta Tierra.

La realidad supera la ficción al hablar del monte Everest, este lugar que ha inspirado a cineastas y a muchos personajes a descubrir su majestuosa belleza natural y que también cautivo a la escaladora salvadoreña a descubrirlo. La montaña del Everest forma parte de la cordillera del Himalaya, situada en el sureste asiático, entre el subcontinente indio y el resto de Asia, su nombre le fue conferido en honor de George Everest, un topógrafo que estudió la geografía de la India durante el siglo XIX.

La odisea de la salvadoreña comenzó cuando salió del país el pasado 22 de marzo y se instaló en el campo base el 11 de abril , de acuerdo a la narrativa de su hazaña que fue publicada en sus redes sociales, en ese lugar donde ahí realizó dos ataques por convertirse en la primera salvadoreña en tocar la cima.

“Nunca en mi vida había tenido miedo de morir, hasta ese día. Viera qué terrible la tormenta, no miraba nada, solo la cuerda y si dejaba de moverme, iba a morir congelada. La segunda vez, cuando alcancé el campo 4, mientras me quitaba los crampones, en cuestión de minutos mis pies empezaron a congelarse, y eso que estaba con las botas y el traje especial” escribió Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (INDES) como parte del seguimiento que ha dado a la joven salvadoreña en este suceso.

Alfa Karina previo a su camino de ascenso paso por un largo proceso de preparación física, este paso que incluyó una cuarentena de nueve días y entrenar en el Parque Nacional de Shivapuri Nagarjun, con una altura de 2 mil 765 metros. Posteriormente recibió el permiso de escalada por parte del gobierno de Nepal para viajar al Aeropuerto Tenzing-Hillary ubicado en Lukla que esta localizado al este del país asiático.
El sueño de la salvadoreña por alcanzar uno de los picos más grandes del mundo también fue acompañado por un grupo de nueve escaladores provenientes de Rumania, India, Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Estonia quienes viajaron con ella a la pequeña población de Luka que cuenta con una aeropuerto considerado el más peligroso del mundo.

Sin duda no todos los días se conoce de mujeres salvadoreñas como, Alfa Karina Arrué, que desafían la gravedad, su resistencia y las temperaturas para cumplir una meta que para muchos es considerada “cosas de hombres”, aunque por ahora no pudo llegar hasta la punta del Everest nos deja una lección de vida, la perseverancia y la fortaleza que debe de prevalecer en el ser humano para sentirse realizo y llegar donde para muchos es imposible.

“Lo intenté contra todos mis miedos. Lo intenté, pero el clima no permitió. Puse todo mi esfuerzo, pero las circunstancias no lo permitieron” dijo la montañista según una publicación que hizo el INDES de la salvadoreña al concluir aquella hazaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here