Facebook retiró video de Bolsonaro en el que vinculaba vacuna de covid-19 con el sida

Foto de @jairbolsonaro

Francisco Bernal Gutierrez, Europa Press, Agence France Press AFP

Facebook decidió retirar en la noche del domingo el último directo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, emitido el pasado jueves y en el que aseguraba que aquellos que se vacunan contra el coronavirus tiene más posibilidades de presentar inmunodeficiencias contra el sida.

“Nuestras políticas no permiten alegar que las vacunas contra el coronavirus matan o pueden causar daños graves a las personas”, señaló la red social para justificar la retirada del vídeo tanto de Facebook como de Instagram, cuenta el diario ‘Folha de Sao Paulo’.

El pasado jueves, el presidente Bolsonaro aseguró durante su comparecencia semanal en redes sociales que los vacunados contra el coronavirus “están desarrollando el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida”, una asociación que las autoridades médicas ya han calificado de falsa y absurda.

Este es el segundo video que la empresa retira de Bolsonaro, después de una grabación de marzo de 2020 en la que el presidente brasileño promocionaba el uso de la cloroquina, un fármaco contra la malaria, para tratar de manera preventiva el coronavirus, a pesar de que la ciencia ha demostrado no solo que es ineficaz, sino que también podría ser contraproducente en algunos casos.

Cabe recordar que una comisión investigadora del Senado brasileño recomendó este miércoles imputar al presidente Jair Bolsonaro por varios delitos, entre ellos “crímenes contra la humanidad”, por su gestión de la pandemia, mientras el mandatario aseguró no tener “culpa de absolutamente nada”.

La CPI escudriñó durante seis meses las acciones y omisiones del gobierno durante la pandemia que ya ha dejado más de 600.000 muertos en Brasil, el segundo país más enlutado del mundo después de Estados Unidos.

El relator presentó el pasado miércoles su informe final, en el que concluyó que el gobierno expuso “deliberadamente a la población al riesgo concreto de infección en masa”, incluyendo a la vulnerable población indígena, por lo que pidió la inculpación de Bolsonaro y de otras 67 personas y empresas, como varios ministros y exministros y tres de los hijos del mandatario.

Entre los delitos atribuidos al presidente figuran crímenes contra la humanidad, delito por favorecer una epidemia que resultó en muerte, prevaricación y diseminación de informaciones falsas sobre el virus.

La CPI no tiene el poder de hacer denuncias formales.

Pero el informe, con testimonios conmovedores y revelaciones impactantes -como el uso de pacientes como “cobayas humanas” para probar medicamentos ineficaces contra el covid-, será enviado a diferentes órganos que pueden proseguir las investigaciones y formular cargos, como la Fiscalía General o una corte internacional.

Además de un “deliberado atraso” en la compra de vacunas, “se comprobó la existencia de un gabinete paralelo [que asesoraba al gobierno], la intención de inmunizar la población mediante el contagio natural, se dio prioridad a un tratamiento precoz sin amparo científico y se desestimularon las medidas no farmacológicas”, como uso de mascarilla y distanciamiento, afirmó en sus conclusiones el senador opositor Renan Calheiros, encargado de elaborar del informe.

Se trató de una “estrategia macabra”, añadió CalheirosSi se hubieran adoptado medidas para contener la circulación del virus, “se podrían haber salvado 120.000 vidas para fines de marzo de 2021″.

Bolsonaro es “el principal responsable de los errores cometidos por el gobierno”, completa el relator del informe, que será votado por la comisión de once miembros la próxima semana, cuando se espera que sea aprobado con pocas modificaciones.

*Con información de Europa Press y AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here