Douglas Hernández Fajardo, payaso “Chimbombín”: “Mi primer papel como artista fue de mujer”

El payaso Chimbombin | Foto de Ludwin Vanegas

Por Santiago Leiva

¡Chimbombín!, le grita un conductor que pasa a sus espaldas. “Gurbay my brother”, responde con un toque de emoción. Sus padres lo asentaron en la pintoresca ciudad de Ilobasco como Douglas Hernández Fajardo, pero ese nombre solo le sirve para trámites legales; el pueblo y el gremio artístico cómico le conoce como “Chimbombín” el payaso de los niños.

Fue allá por 1990 que “Chimbombín” se pintó el rosto, se puso zapatos kilométricos y vistió ropa coloríca para usurpar el cuerpo de Douglas. Con el tiempo le ha robado prácticamente la identidad pública. En la actualidad Douglas solo es un nombre de DUI, en la calle no importa si lleva traje de payaso o va de saco y corbata, la gente le conoce como “Chimbombín”.

Pero no se preocupen, ni hagan lástima de Douglas, él vive feliz y es feliz prestándole el cuerpo al payaso “Chimbombín”. “Me gusta ser más “Chimbombín” porque en todos lados que me ven me saludan. “Chimbombín” es un payasito ameno, un payasito muy querido por los niños, por las niñas, y especialmente por las mamás jajaja”, dice Douglas Hernández Fajardo.

Y así es, gracias a que ha cosechado una amplia carrera televisiva, “Chimbombín”, es uno de los cómicos más populares en El Salvador, y en su andar ha sacado miles de sonrisas y carcajadas a chicos y grandes a través de sus ocurrencias. Con “Chimbombín” resulta difícil guardar la compostura porque a sus bromas y chistes ni él mismo se escapa. “Yo soy de la bella ciudad de Ilobasco, soy un muñeco de barro (fabricado) con el molde del “Cipitío”, bromea con su cuerpo y barriga pronunciada. Douglas cree que el gen de artista venía en sus venas, pero ha sido el tiempo el que le ha permitido consumarlo. Antes de entrar en la televisión, lleva más de 15 años haciendo programas cómicos, trabajos de camarógrafo y  periodista, Douglas trabajó en un circo, trabajó como vigilante, vendiendo billetes de lotería, y de cobrador de buses. El polifacético Douglas Hernández Fajardo, el payaso “Chimbombín” es nuestro personaje de la semana.

¿Usted quién es?

Yo soy Douglas Hernández Fajardo.

¿Pero mi  entrevista es con “Chimbombín”?

Lo que pasa es que “Chimbombín” anda en gira ahorita, anda por Houston, y es por “jiuston” no iba a venir ahora.

Ose que ese Chimbombín es por gusto…

Es por “jiuston” y más cuando se le para la corbata y el pajarito…

Hey pongamos serios, a ver “Chimbombín” ¿quién te gusta ser más, Douglas o “Chimbombín”?

Me gusta ser más “Chimbombín” porque en todos lados que me ven me saludan. “Chimbombín” es un payasito ameno, un payasito muy querido por los niños, por las niñas, y especialmente por las mamás jajaja. Pues sí es que son las mamás las que me contratan para las fiestas de sus niños.  Yo  les digo a las señoras embarazadas que me alegro de verlas embarazadas porque de los niños como yo. Así que urgen que salgan bastantes señoras embarazadas en esta Semana Santa.

Jajaja estás en contra del aborto…

Sí en contra del aborto. No que hay que abortar los niños porque los niños son la luz del hogar. Después de cuatro o cinco niños hay que apagar la luz y hacer más niños jajaja.

¿Cómo te comportas en la casa, cómo Douglas o cómo “Chimbombín”?

Fíjate que en la casa como padre tengo que ser rígido. Mis hijos a veces me hacen bromas y se ríen, y me ven enojado, pero no saben si estoy enojado de verdad o bromeando porque como solo paso bromeando.  A veces no creen mi enojo. Hay veces les digo que hagan una cosa y no la hacen porque creen que estoy bromeando, pero cuando tengo que poner el orden y respeto como padre se afligen.

¿Qué hace enojar a “Chimbombín”?

Me hace enojar que no le ayuden a mi esposa. En la casa cada hijo tiene su día que hace el aseo, que lava trastes, y a veces mi único hijo (varón) que tengo, como es el consentido, se hace el de los “panes”.

¿Cuándo te nace lo de cómico, fuiste extrovertido de niño?

Mi mamá me contaba que de niño yo era bailarín, me subía a la mesa a bailar al nomás escuchar una canción. Yo era un niño “jurgandillo”, “jurgandillo” quiere decir que era un niño inquieto, y yo así era. Ella una vez dijo: mi hijo trae para artista y así fue. Yo soy de la bella ciudad de Ilobasco, soy un muñeco de barro (fabricado) con el molde del “Cipitío”.

¿Y cómo llegaste a cómico?

Lo que sucedió es que cuando estaba cipote llegó un circo a Ilobasco, uno que se llamaba Continental y pedí trabajo de cuidar el circo, cuidar la carpa que no se metieran de choto, pero yo era malía desde chiquito. Según ellos (los dueños) yo cuidaba para que no se metieran, pero lo que hacía yo era cobrar para que se metieran por ahí.

Has sido pícaro…

He sido pícaro, pero en buen humor, no pícaro en maldad. Yo traía lo de ser artista y se me concedió ser un cómico y un comediante de la televisión salvadoreña. Estoy contento por eso.

Llegaste de cuidandero ¿cuál fue el paso siguiente?

Ok cuidaba el circo. Así de cuidandero me trasladé con ellos para otros pueblos y resulta que yo le caí bien a la esposa del dueño del circo. Le caí bien porque era oficioso, atento y amable. Un día me dijo ahora quiero que estés adentro del circo y vendas los dulces. Y yo vendiendo los dulces decía: algún día voy a ser payaso, yo algún día voy a ser payaso. Ese día el circo estaba lleno y yo me iba fijando lo que hacían los payasos para írmelo “guayabiando” y poder actuar.  El show que más me gustó ese día fue el de “Los Pimpinela”. Y yo dije: yo quiero salir de “Pimpinela”, pero quiero salir de mujer.

A vaya, de mujer…

No creas que yo venía ya “tutifruti” jajaja, pero yo quería sentir la satisfacción de cómo actuar como mujer. Como a los 15 días le dije al dueño del circo que quería subir la pista, que quería una oportunidad porque quería ser alguien en la vida. Me dijo: está bien vas a salir de payaso y me puso como nombre el payaso “Caramelo”. Esa noche de mi actuación me pintaron de mujer, me pusieron una faldita y unos zapatos de tacón alto. Salí de “Pimpinela”, salí (como mujer) haciendo la fonomímica de aquella canción que dice: Quién es? Soy yo, ¿Qué vienes a buscar? A ti…

¿Y qué pasó?

Salí con esa actuación y veía que la gente se reía, yo mismo dije: wou esta es mi primera actuación y veo que estoy pegando. Yo le daba con todo, y el hombre que salía de “Pimpinela”, o sea mi pareja, me tiraba al suelo, me agarraba como que era trapo. Cuando terminó la canción yo mismo le pedí al público si querían otra, y el público empezó a gritar: otra, otra, otra. Salimos otra vez a la pista con otra canción que se llama: A esa. Para no cansarte la actuación fue un éxito y el dueño del circo me felicitó.  Me dijo: no pensé que saldrías con ese papel, el papel de mujer es yuca porque hay que saberse la mímica y poder caminar y vos lo hiciste a la perfección.

Jajaja tu primera actuación fue como mujer…

(Hay sí) fue de mujer jajaja y yo pensaba que me iba a quedar así. Y ¿qué pasó? dije yo jajaja. Pero  gracias a Dios no me quedé así jajaja. Una vez también salí de Gloria Trevi.  No mira ya en serio, el dueño del circo me dijo: vos traes para artista,  artista se nace, no se hace. A mí se me quedaron grabadas esas palabras y poco a poco me fui empapando. Salía de payaso, salía bailando…

Habiendo tanto en un circo ¿por qué querías ser payaso?

Quería ser payaso porque me llamaba la atención ( trabajo de payaso) cuando veía “Jardín Infantil”. Ahí mi payaso preferido era “Pizarrín”. Desde cuando estaba chiquito yo decía: quiero ser como “Pizarrín”. Se me metió a la cabeza que quería ser payaso desde que vi a “Pizarrín”. Él me alumbró, fue mi luz, para que yo sea lo que soy, para que yo fuera payaso. Por eso llegué al circo aunque fuera de “marañón”, pero yo no quería ser solo marañón, yo quería ser pepa jajaja. Yo quería ser alguien en la vida y con la voluntad de Dios aquí estoy. Con ese circo anduve como cinco o seis años, y luego me vine para San Salvador a buscar trabajo. Me vine de Ilobasco en 1986 a trabajar de cuidandero en un comedor y cobrador. Ahí estuve trabajando como un año.  Después me fui a la Plaza Gerardo Barrios y ahí me encontré trabajando al payaso “Galletazo”, al payaso “Botoncito” y al payaso “Serrucho”, les pedí trabajo y comencé a trabajar con ellos en la Plaza Gerardo Barrios. Trabajando ahí me vio un amigo ( el payaso Algodoncito) que trabajaba en Canal 17 y me invitó a un programa. Llegué al programa y de casualidad ahí estaba el dueño del canal. Después de mi actuación me dijo: ¡que bonito actúa usted!, vénganse mañana, luego vengase toda la semana y así me fue subiendo los días. Al final estuve 15 años trabajando para él. Es el licenciado José Trinidad Carranza. Ahí en Canal 17 formé el programa “Infantilandia” que era cuando andaba en las escuelas, en los kínder, en los colegios. Ahí con mi esfuerzo y con la ayuda de don Trinidad me fui dando a conocer poco a poco. Ahí estuve nueve años y después pasé a Canal 67 que era del mismo dueño y estuve seis años. También participe en algunos programas de Las Aventuras del Cipitío donde salía con el personaje de “Todo Loco”.

¿En el Canal 67 tenías otros programas?

Sí ahí empecé a tener otro programa que se llamó  “El Club de los desvelados” y yo actuaba como “Johny Me-acuesto”. Después don Trini me puso otro programa que se llama “Así es mi gente”. Ese todavía lo mantengo, pero ya no en Canal 67 sino que en el Canal 57 de Apopa.  Ahí me llamo “Ricky Morton”. Es un programa humorístico.

Pero todo mundo te conoce como “Chimbombín” y hasta hoy no me has contando como nace “Chimbombín”…

Es cierto, tenés razón. “Chimbombín” nace en 1990 cuando el señor Roberto Funes (payaso Cañonazo) era el Secretario General del Sindicato Gremial de Artistas Circenses de El Salvador. Yo lo pedí a él que me afiliara para tener mi primer carnet como artista, pero él me dijo que me podía afiliar únicamente como aspirante y me afilió como aspirante, pero me explicó que tenía que quitarme el nombre de Caramelo porque ya existía. Él me sugirió tres nombres: “Chimbombín”, “Chibolita”, y “Chispita”. Yo dije “Chibolita” suena a mujer y yo vengo de actuar de mujer, “Chispita” también a mujer. Así que le dije que me quedaba con “Chimbombín”.

De “Chimbombín” ya tenías el cuerpo jajaja.

Nombre ahí yo era más flaco que vos, estaba en mal pasto. No me la comía todavía, digo la cena pues jajaja.

Y después le pusiste cola a “Chimbombín”…

Sí es que yo oía mucho en la Radio Fiesta al “Primo Chomo” y el “Primo Chomo” tiene más nombres… yo dije el “Primo Chomo” le puso más nombres a su nombre artístico y yo le voy a buscar más nombres también. Así fue como me puse: “Chimbombín Electrico, Panza de Hule, Lengua de Trapo, Rabadilla de Cuche, Cintura de Yegua, Come cuando hay, Asalta Piñales, Asalto Bolos, Me quedo solo, Ahí viene Manolo con dos chimbolos, el Gato Volador, Hay Mija, y Hasta la vista baby”. Eso lo hice famoso en el Canal 17, y me inspiré en el “Primo Chomo” . Hay mija es mi carta de presentación, es mi viñeta.

A parte de payaso yo te he visto haciendo cámara…

Sí el objetivo de entrar a la televisión era para aprender bastantes cosas. Vos y yo somos de la vieja guardia. De hecho no sé si te acuerdas con vos bromeábamos cuando tenías unos zapatos amarillos y yo te decía zapatos de “copinol” jajaja. Yo estando en televisión no he sido muy atenido. Yo no me acoplaba solamente a hacer el programa de “Chimbombín”. A mí me ha gustado la edición, hacer guiones, escaletas y todo. En el Canal 17 yo fui camarógrafo, presentador, editor y guionista, incluso coordiné un programa. He sido bastante polifacético. Yo hacía muchas cosas y si me preguntas ¿por cuánto (dinero)? por nada, pero yo quería aprender.

Y que hay de los estudios ¿no estudiaste?

Nombre yo solo sé que la o es redonda, pero yo la hago puro huevo. Yo no fui a la universidad y nunca he sacado un curso de periodismo, no tengo diploma de periodista ni nada, pero por la voluntad de Dios y la metidencia mía he entrevistado a muchos presidentes y alcaldes. Yo no tengo temor ni miedo de acercármele a una personalidad y hacerle una pregunta.

En serio no estudiaste…

Estudie hasta sexto grado, pero yo cuando iba a la escuela no estudiaba sino que le llevaba naranjas y huevos indios a la profesora para que me pusiera “10” en los exámenes. Lo que no sabía era que yo mismo me estaba fregando. Esa profesora todos los días comía huevos indios porque mi mamá tenía una granja de gallinas y yo le llevaba naranjas sin semillas y huevos para que hiciera jugos. Nunca le puse mente al cien por ciento a los estudios porque me iba a cortar mangos, al río y a jugar con mis amigos.

¿A qué jugabas de niño?

¡Hay! de niño yo jugaba ladrón librado,  mica y esconde el anillo escóndelo bien, pero lo que más me gustaba era jugar a papá y mamá jajaja. Esos son juegos que ya no se ven y que eran bonitos para nuestra juventud.

Te he visto en fotos viendo partidos ¿nunca jugaste fútbol?

Como no, yo era portero y gracias a Dios no pasaba nadie solo el balón jajaja.

¿No te ha hecho falta el estudio ahora ya grande?

Sí, mucho, mucho, mucho. Mi recomendación para los jóvenes es que estudien que aprovechen el tiempo. Yo me lamento.

Me contabas que también fuiste cobrador de buses…

Sí, sí fui cobrador de buses y también vendía billetes de lotería, vendía naranjas, guineos y todo, pero el amor nunca lo vendí jajaja. Yo no he sido atenido, pero ha sido de la televisión de la que me he mantenido y soy lo que soy.

¿Si no fueras payaso que serías?

Saber, solo Dios sabe.

¿Qué no tenías sueños de niño?

Sí cuando me iba a dormir tenía sueños jajaja. Nombre mi sueño era irme para Estados Unidos y hacer mi vida allá.

 ¿Hasta cuándo tendremos a “Chimbombín”, hasta  que el pajarito ya no se pare?

Jajaja el pajarito siempre lo mantengo parado papá, discúlpame…

Digo el de la corbata…

Pues sí el de la corbata, y de cual estás hablando niño… jajaja

Vos das show para niños y adultos ¿cuál es tu público preferido?

De preferencia los adultos porque cobro más, pero me gustan más los niños porque yo soy “Chimbombín” el payasito de los niños. Los niños son especiales para mí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here