OEA: Evo no supo separarse del poder; entrevista con Luis Almagro

Evo Morales

Excelsior

Evo Morales desperdició su legado político por no haberse ido a tiempo a casa con la satisfacción del deber cumplido.

Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), aseguró que el boliviano tuvo varias oportunidades de concluir sus mandatos.

«Tenía un inmenso legado político en función de haber sido el primer presidente indígena de Bolivia y por toda una construcción social que había trabajado. Y todo ese legado lo tira por la borda”, afirmó en entrevista exclusiva con Excélsior.

Para el diplomático uruguayo, la democracia y el presidencialismo pueden ir de la mano, siempre y cuando el político deba saber despegarse del poder y el dinero.

OEA: Evo no supo separarse del poder; entrevista con Luis Almagro© excelsior.com.mx OEA: Evo no supo separarse del poder; entrevista con Luis Almagro

Almagro ve en los problemas estructurales el común denominador en los síntomas de enojo social registrados en Chile, Bolivia, Venezuela y Haití.

«La desigualdad, la pobreza, falta de oportunidades, de acceso a derechos, a servicios, son realidades de nuestros pueblos. Unos los han resuelto mejor, otros los están resolviendo, otros están aún más lejos”, señaló. En algunos de estos casos, dijo, hay disparadores de violencia en las manifestaciones.

«Elementos bolivarianos que han incentivado la violencia y la han llevado más allá de lo que racionalmente es la protesta social”, indicó.

Confió en que México refuerce su institucionalidad en lugar de quitarle contrapesos, pues eso ayuda a gobernar.

«Pero hay que escuchar a todo el mundo, a la ciudadanía, al periodismo, a los partidos opositores. Rodearse de gente que no piense como uno”, aseveró Almagro.

“EVO MORALES TIRÓ SU LEGADO”

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), afirmó que el expresidente de Bolivia Evo Morales no supo despegarse del poder y tiró por la borda un inmenso legado político por no haberse ido a tiempo a casa con la satisfacción del deber cumplido.

En entrevista con Excélsior, sobre la renuncia de Morales, luego de reelegirse por tercera vez consecutiva (2009, 2014 y 2019) —su primer mandato inició en 2005—, Almagro dijo que el primer presidente indígena de ese país tuvo muchas oportunidades de decir éste es mi último mandato.

En la sede de la OEA, en esta capital estadunidense, el diplomático uruguayo ofreció su opinión de por qué hay violencia en Latinoamérica; su dicho de que la democracia en América Latina ha tenido problemas y su afirmación de que en la actualidad “La voz de la OEA tiene un peso específico, ha recuperado la potencia que estuvo perdida”.

Sobre los síntomas de enojo social en países como Chile, Bolivia, Venezuela, Haití, dijo que tienen un denominador común.

«Un denominador común que tiene que ver con problemas estructurales de nuestros países».

«La desigualdad, la pobreza, falta de oportunidades, de acceso a derechos, a servicios, son realidades de nuestros pueblos, unos los han resuelto mejor, otros los están resolviendo, otros están aún más lejos”.

Señaló que algunos de estos casos, no en todos, hay “ciertos disparadores de violencia que han ido más allá de lo que generalmente ha sido la protesta social”.

—¿Provocaciones?, se le preguntó

—Disparadores de violencia, de vandalismo y de saqueo; y uno lo ha visto en Colombia en estos días, en el informe que presentó Colombia en septiembre, lo hemos visto en las demostraciones en Ecuador, en Bolivia… elementos bolivarianos que han incentivado la violencia y la han llevado más allá de lo que racionalmente es la protesta social. Eso es un elemento nuevo, un elemento distorsionante de las realidades y de las necesidades de los países de ir resolviendo estos problemas. Es necesario que los resuelvan, que se den los pasos para que todos los pueblos de las Américas tengan mejores condiciones de vida. No obstante, hay que saber aislar estos factores violentos para que no se entreveran en la protesta social.

Se le preguntó si ello se debía a un déficit democrático crónico o una debilidad institucional en la región. Almagro expuso que en cuanto mejores son las condiciones de democracia en nuestros países, mejores son las condiciones de acceso a los derechos y a la seguridad.

«Eso es una realidad, nuestras democracias todavía tienen problemas y han tenido problemas durante mucho tiempo, hemos visto en diez, quince años en que se pretendió que todo estaba bien en el continente, por ejemplo, andaba rampante la corrupción de Odebrecht y PDVSA, que, digamos, se revirtió el proceso en estos tres, cuatro años, con juzgamiento como nunca antes en la historia de políticos, de funcionarios de gobierno, de parlamentarios. Hay un de deseo muy fuerte, una necesidad muy fuerte de la gente de revertir esos procesos”.

CONFÍA EN MÉXICO

Sobre si México está en la senda de una erosión institucional, a partir de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene simpatía por los organismos autónomos, Almagro respondió: “Tengo la esperanza de que simplemente México va ir reforzando la institucionalidad, y espero que ese sea el camino que se tome y en vez de que se eliminen los balances y los contrapesos, cada vez haya más balances y contrapesos, porque simplemente eso te ayuda a gobernar, yo fui cinco años canciller de (José) Mujica y cada crítica, cada planteo, cada denuncia me ayudaba a gobernar y ser más funcional”.

—Pero hay que escuchar…

—Hay que escuchar, todo el mundo, a la ciudadanía, al periodismo, a los partidos opositores, hay que rodearse de gente que no piense como uno, todo eso es lo que genera los anticuerpos por los cuales vas a fortalecer las condiciones democráticas en tu país, si te cambias para otro lado, si empiezas a cooptar contrapesos, si empiezas a desbalancear el sistema, empiezas a afectar derechos.

De acuerdo con el secretario general de la OEA, hay un problema de ecuación política. “La ecuación política en nuestros países todavía es 50% más un voto, equivale a 100%, y eso definitivamente es un severo retroceso a la democracia. La democracia debe construirse sobre bases de diálogo permanente.

«Esos son elementos importantísimos, pero los problemas estructurales, como la desigualdad y la violencia, son dos factores que hieren a las democracias”.

—¿La corrupción?

—La corrupción, definitivamente.

—¿Y el presidencialismo es irremediable que nuestra región se convierta en hiperpresidencialismo, en bonapartismo, o si habría una manera de conjugar la democracia con el sistema presidencial?

—Sí, la democracia y el presidencialismo pueden ir perfectamente de la mano, el tema es saber despegarse de las cosas.

El político debe saberse despegarse de dos cosas: del poder y del dinero.

Si el político logra despegarse del poder en el sentido de cuando termina su mandato, junta las cosas y se va, que cuando las condiciones políticas lo llevan a tener que conciliar esfuerzos dentro de la institucionalidad y los contrapesos y los balances que deben existir dentro del sistema político, tiene que saber dejar poder; y lo otro de lo que tiene que despegarse es del dinero, si se le pega en la mano o en cualquier parte del cuerpo ese político no es funcional a la realidad de nuestro continente.

—¿Eso le pasó a Evo Morales, no se supo despegar del poder?

—Mira, no. Es muy difícil analizar cada caso… todas las motivaciones son diferentes (…) por qué no cumplió sus mandatos y listo; tenía un inmenso legado político en función de haber sido el primer presidente indígena de Bolivia y por toda una construcción social que había trabajado. Y todo ese legado lo tira por la borda, por justamente eso, no irse a la casa con la satisfacción del deber cumplido, no hay cosa más grande en la política que ésa.

Tuvo muchas oportunidades de decir ‘este es mi último mandato en función de la Constitución’. Después de que perdió el referéndum (en 2016) podría haber dejado ahí. También cuando la misión de observación electoral (de la OEA) le dice ‘debe haber segunda vuelta’. Incluso cuando presentamos la auditoría y se habían consumado demasiadas cosas de una dimensión de fraude”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here