El conmomedor mensaje de Vanessa Bryant para Kobe y Gianna

Foto de agencias

Por Infobae

En el Staples Center en Los Ángeles se realizó la “Celebración de La Vida”, la ceremonia oficial en honor a Kobe Bryant, y su hija, Gianna, con la que los Ángeles Lakers, su familia, y casi 20.000 asistentes le rinden un último tributo al ex jugador de la NBA. Con un estadio colmado, el escenario está decorado con rosas todo a su alrededor. “Los seres queridos agradecen las plegarias y los mensajes de apoyo por Kobe, Gianna y sus amigos. Esto es una celebración de la vida”, dijo la locutora que abrió el evento, en presencia de la familia y estrellas de la NBA y los Lakers, como Michael Jordan, Magic Johnson, Phil Jackson, Anthony Davis, Manu Ginóbili, Tony Parker, Bill Russell y Lamar Odom.

Inmediatamente tomó el micrófono Beyonce y les pidió a los más de 20.000 presentes que la acompañaran a cantar las “canciones preferidas de Kobe”: XO y Halo. Y provocó un momento de profunda emoción. Luego, en las pantallas gigantes ofrecieron un video con distintos hitos en la carrera de la leyenda de la NBA, mezclados con imágenes familiares y frases que definen al ex escolta.

La esposa de Kobe, Vanessa Bryant, fue una de las primeras en tomar la palabra. “Gracias a todos por estar aquí. Los amo a todos. Gracias por los mensajes y el amor a mi familia de todos lados del mundo. Quiero hablar de Kobe y Gigi. Primero de mi pequeña bebé”, anticipó, y se quebró por primera vez en la noche.

“Gianna Bryant es una asombrosa alma sensible, me daba un beso a la mañana y a la noche, le gustaba ver películas de Disney con sus hermanas. Su sonrisa era un amanecer. Su sonrisa ocupaba todo su rostro. Kobe decía que era igual a mí, con su personalidad y sarcasmo. Era pura y genuina. Era una increíble atleta, era buenísima en atletismo, fútbol, softbol, básquet, era increíble nadando y bailando, les gustaba enseñarles a otros chicos cuando podía”, la describió.

“Era muy dulce, quería lo mejor para nosotros, sabía español, mandarín (escribir y hablar), iba a ser una gran basquetbolista, quería graduarse en octavo grado y llegar al secundario. Nos hacía sentir orgullosos. Era una gran persona, una líder, una maestra”, continuó.

“Gianna hubiera sido una gran mamá, era muy maternal. Se iba a transformar en la mejor jugadora de la WNBA. Hubiera hecho una gran diferencia por las mujeres en el básquet. Estaba motivada a cambiar la manera en la que ven a las mujeres en el deporte. Estaba llena de vida. No imagino la vida sin ella. Te extraño todos los días. Te amo”, concluyó su discurso sobre su pequeña hija.

Luego, llegó la hora de hablar de “mi alma gemela”. “Kobe era un gran basquetbolista, ganador del Oscar, la Mamba Negra. Para mí era Kob Kob, Bobo, mi Papichulo. Yo era Vivi, su princesa, No podía verlo como una celebridad, era mi dulce esposo, y un gran padre. Era mi todo. Estamos juntos desde que tenía 17 años, fui su primer novia, su esposa, su confidente y su protectora”, generó un profundo silencio en la sala.

“Nos balanceábamos. No tengo idea de cómo merecer un hombre que me ame más que Kobe. Me adoraba, era romántico. Planificaba viajes de aniversario y regalos en cada fecha especial. Tuvimos una increíble historia de amor. Un par de semanas antes de morir, me preguntó cómo quería pasar el resto de nuestra vida cuando no estuvieran los chicos. No tuvimos la chance de hacerlo. Ese texto significó mucho para mí. Hablábamos de cómo íbamos a ser abuelos de nuestros hijos”, agregó, en una revelación conmovedora.

Y siguió ofreciendo el lado desconocido de Kobe. “Siempre les decía a nuestras hijas cuán inteligentes y hermosas eran. Me ayudaba con las bebés, cantaba canciones tontas en la ducha y nos hacía sonreír. Le encantaba compartir películas, las maratones de películas, como Star Wars y Harry Potter. No va a estar cuando lleve a Bianca o Capri (las herederas más pequeñas) al kinder. Pero mis hijas van a saber del increíble padre que tuvieron. Estaba lleno de energía y de ganas de aventura. Los quería de vuelta en casa juntos. Siguen siendo el mejor equipo, los extrañamos Bobo and Gigi. Que descansen en paz, que se diviertan en el cielo. Los amamos a los dos, por siempre. Mami”, concluyó su alocución, que fue acompañada por una ovación movilizante. Fue el mismísimo Michael Jordan quien se puso de pie y la asistió a bajar del escenario.

Luego siguieron los discursos. Uno de ellos estuvo a cargo de Diana Taurasi, la estrella del baloncesto conocida como Mamba Blanca, apodo que de alguna manera heredó de Kobe. De madre argentina, cerró su discurso con palabras en español: “Están en el corazón de Los Ángeles, los queremos mucho”.

Ginóbili y Tony Parker, en el memorial de Kobe y su hija Gigi (REUTERS/Lucy Nicholson) (LUCY NICHOLSON/)© Proporcionado por Infobae Ginóbili y Tony Parker, en el memorial de Kobe y su hija Gigi (REUTERS/Lucy Nicholson) (LUCY NICHOLSON/)

Los boletos para asistir a la ceremonia están agotados, y los organizadores han instado a las personas que no lograron comprar entradas a mantenerse alejados del estadio, y las zonas aledañas. Fueron cerca de 88 mil los que solicitaron entradas en las primeras 5 horas.

Según informó el portal TMZ, algunos funcionarios consideraron la idea de trasladar el evento al Coliseo de Los Ángeles, con capacidad para 80 mil espectadores, sin embargo se decidió hacerlo en la “casa” del ex basquetbolista, en donde jugó durante 20 años.

“Esperamos que todos presten atención al mensaje y se queden en sus oficinas, rodeados de sus amigos o en casa con sus familiares porque será un momento muy emotivo para ese día y queremos que la gente pueda disfrutarlo”, dijo el presidente del Staples Center, Lee Zeidman, a los medios locales.

El Staples Center, listo para recordar a Kobe y a su pequeña hija Gianna (REUTERS/Lucy Nicholson) (LUCY NICHOLSON/)© Proporcionado por Infobae El Staples Center, listo para recordar a Kobe y a su pequeña hija Gianna (REUTERS/Lucy Nicholson) (LUCY NICHOLSON/)

El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Michel Moore, se unió al llamado a la comunidad para mantener el orden en el sector, que se ha convertido en un lugar de encuentro de los seguidores de la estrella de baloncesto, desde el pasado 26 de enero cuando perdió la vida en un accidente aéreo.

En el momento de la colisión, Kobe Bryant, de 41 años, viajaba con su hija, de 13, y otras siete personas a bordo de un helicóptero que usaba habitualmente para evitar el conocido tráfico de Los Ángeles.

La fecha elegida para el tributo público, 24/2/20, contiene un simbolismo especial para la familia Bryant, ya que el 2 es el número que portaba Gianna, el 24 es el que llevó Kobe Bryant gran parte de su carrera, y el 20, con un doble significado: la cantidad de años en los que jugó en los Lakers y el tiempo que estuvo junto a Vanessa (su pareja), informó ella en un posteo de Instagram.

Lo obtenido por la venta de entradas será donado a la fundación deportiva del jugador, que fue renombrada con el nombre de Mamba y Mambacita Foundation. Según el sitio web de Los Ángeles Lakers, las transmisiones en vivo estarán disponibles en Facebook, YouTube y otras redes sociales.

Padre e hija fueron sepultados el 7 de febrero en un servicio funerario privado en un cementerio en el condado de Orange, en California, muy cerca de la que fue su residencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here