Gobierno informa de la duodécima víctima de COVID-19 y reitera el llamado a la población a reforzar el cumplimiento de las medidas de prevención

El Gobierno confirmó este domingo sobre el fallecimiento del décimo segundo paciente de COVID-19. El ministro de Salud, Francisco Alabi, durante una conferencia de prensa reiteró el llamado a la población a reforzar la cuarentena en los próximos 15 días.

El ministro detalló que se trata de un hombre de 40 años, que padecía obesidad, que esperó siete días para realizar la consulta. El paciente sufrió complicaciones relacionadas a un problema renal que se sumó a la coagulación intramuscular diseminada que llevó al fallecimiento, añadió Alabi.

Que nadie se quede afuera

Hoy más que nunca nuestro país nos necesita…y no solo a unos pocos. Nos necesita a TODOS

Posted by El Metropolitano Digital on Thursday, April 23, 2020

“Estamos con 490 casos confirmados, 154 pacientes recuperados, pero es una enfermedad que puede llegar a afectar a cualquier salvadoreño”, dijo el ministro y añadió que es importante que se cumplan las medidas de prevención como la cuarentena domiciliar, el distanciamiento social, el lavado de manos constante con agua y jabón, el evitar tocarse el rostro y evitar el contacto con personas enfermas, “son las únicas medidas que van a evitar que lleguemos a formar parte de estas estadísticas”.

Por ello, el funcionario nuevamente pidió a la población que en los próximos 15 días redoblen las medidas de prevención, ya que nos encontraremos en un periodo de mayor facilidad de transmisión del nuevo virus. Detalló que es posible que no sean directamente afectados, pero contagiarán el virus a sus abuelos, padres, “personas que son más vulnerables”.

En pocas horas, se llegará a la realización del total de 30,000 pruebas acumuladas colocando al país a la cabeza en la región y como el de mayor capacidad de realización de estas, detalló el ministro de Salud. Afirmó que se han tomado las medidas tempranas y acertadas que nos dan resultados positivos en el manejo de la pandemia.

En ese sentido se expresó la comisionada para Operaciones y Gabinete de Gobierno, Carolina Recinos, al indicar que la disciplina personal será fundamental para preservar la vida de cada salvadoreño, su familia, y su comunidad. La cuarentena es una de las principales medidas y que ha dado resultados positivos en el mundo, añadió. “Estamos en un momento crítico de contagio”, reiteró.

No podemos echar por la borda el trabajo que se ha realizado desde el 16 de enero por pequeños grupos que minimizan la enfermedad o con otros intereses, dijo que mientras no se tengan signos claros del control de la curva de contagios no se puede pensar en retomar la actividad económica.

El objetivo del Gobierno del Presidente Nayib Bukele es salir con la menor cantidad de muertes de esta situación, con la menor cantidad de daños, dijo Recinos por lo cual se ha presentado un plan de ayuda económica para las micro, pequeñas y medianas empresas así como para apoyar a 1.7 millón de familias.

El director de Protección Civil, Willian Hernández, expresó que muchas municipalidades han dejado de lado los colores partidarios para establecer más mecanismos de protección de sus residentes, pero todo este trabajo no será fructífero sin el apoyo de la ciudadanía, “porque los vectores somos nosotros, los seres humanos. Como ciudadanos debemos de proteger nuestra vida, la de nuestros seres queridos, vecinos” y no se puede lograr con el alto número de personas circulando en las calles.

Por su parte, el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el país, Carlos Garzón, explicó que en América Latina están aumentando la cantidad de pacientes y fallecidos por COVID-19.

Detalló que Perú, Chile, Ecuador, Honduras, Costa Rica, Panamá y El Salvador sumaban el 30 de marzo 8,304 casos y 221 fallecidos; un mes después estas mismas naciones llegaban a los 92,372 casos y 2,700 fallecidos.

El representante señaló que los países están llegando al límite de capacidad de atención con el crecimiento tan rápido y esto se debe a que los casos aumentan de manera abrupta y rápidamente cuando las medidas de prevención no se conservan.

“La transmisión comunitaria tiene que ser disminuida a través de disminuir las posibilidades de transmisión de la enfermedad. No hay manera de contagiarme si estoy en la casa”, afirmó Garzón. Reiteró a quienes deben de salir que mantengan las medidas, cuiden lo que lleven a casa, y si tienen síntomas consulten ya que la consulta temprana es fundamental para reducir la mortalidad.

Agregó que en la región estamos cinco semanas con retraso a la evolución de la enfermedad en Europa, donde ya pasaron los picos altos de contagio, por lo que aún no podría hablarse de la reapertura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here