José Vidal Bonilla: “Salimos de El Salvador, pero El Salvador nunca sale de nosotros”

José Vidal, presidente de Empresarios Unidos en el Extranjero | Foto Jorge Rodríguez

Por Nancy Perez | Cobertura en Nueva York

Tenía 14 años cuando emigró a los Estados Unidos, ese viaje marcó el inicio de una historia llena de lucha y tenacidad, una batalla cuyo vencedor es él y su familia.

José Vidal Bonilla relata que emigró de pequeño a los Estados Unidos por orden de su padre, que temía que, en esa época, (década de los 80’s) fuera reclutado por los grupos insurgentes o el ejército.

Vidal nació en el cantón El Triunfo de San Francisco Gotera, Morazán en el seno de una familia humilde, honrada, pero a la vez muy trabajadora que le enseñó principios y valores.

Desde los ocho años supo el valor del trabajo. Recuerda que se levantaba a las dos y tres de la mañana para ayudar a su padre a recoger burdel de caballo, enyugar bueyes, recoger zacate, tuza, entre otras tareas.

Ese trabajo de chico le valió para que al llegar a Estados Unidos no le hiciera mala cara al trabajo duro. Su primer empleo fue en una pizzería donde ganó $189 a la semana con horarios de nueve de la mañana hasta las diez de la noche, con un día de descanso.

Pero su deseo de ayudar a sus padres hace tocar puertas en una fábrica donde trabajó de ocho a cuatro y media, pero al salir de allí debía dirigirse no a casa a descansar sino a Taco Bell, donde laboró por más de ocho horas diarias, logrando así obtener tres trabajos, todo para poder superarse en Estados Unidos.

Sin embargo, las dificultades con el idioma le motivaron a que en su día libre tomase clases de inglés ya que se dio cuenta que hablar otras lenguas le abrirían puertas y poder así afrontar esa vida en el extranjero, donde la clave del éxito está en trabajar, cuidar el dinero, y ahorrar.

Un emprendedor que vuela alto

El trabajo arduo, constante y el apoyo de su esposa, también salvadoreña y los cuatro hijos que procrearon les permitieron saborear juntos las mieles del éxito, al emprender sus propios negocios.

En 1997 comienza su pequeño negocio, una tienda pequeña, donde como todo emprendimiento debe de trabajar más del 100% por lo que llegó incluso a estar hasta 20 horas en el negocio para que este mismo pudiese progresar.

Vidal cuenta que es para el 2005 que decide abrir su franquicia Bravo Supermarket, así como «La confianza Delí» un restaurante que brinda comida a la vista recién preparada.

Aunque menciona también que antes tuvo Toros Tapa, restaurante donde la especialidad era la comida española, no obstante, decidió vender.

Con un poco de nostalgia recuerda que gracias a sus negocios pudo apoyar a sus padres en todo lo que necesitaron e incluso conocer los Estados Unidos, aunque siempre regresaron a Morazán.

Generador de fuentes de empleo

El exitoso emprendedor ahora empresario compartió que con la apertura de sus negocios muchas familias han sido bendecidas con el trabajo y con ello superarse en ese país.

Es así como después de empezar el negocio con cuatro colaboradores, ahora cuenta con más de 20 empleados, toda una bendición para Vidal pues ha visto como se han ido superando, aprendieron el idioma e incluso hasta se han logrado comprar su auto con el empleo que les proporciona.

Vidal es de la convicción que si se tiene una bendición la puede compartir, pues es mejor dar que recibir, y Dios ve el corazón generoso de las personas.

Hace un llamado a los empresarios a que vean la necesidad de la gente y no sean egoístas, pues las personas al llegar a ese país enfrentan dificultades como el idioma, falta de experiencia, entre otras.

Aconseja a quienes deseen emprender negocios aprovechen el tiempo pues este no regresa, ya que los años pasan y la fuerza de trabajo se pierde.  “Hay que ser buenos administradores de cuidar el dinero, ya que es una forma de como entra la superación en la vida”.

Corazón Altruista: verdadero ejemplo y orgullo

Trabajador, solidario, humilde, de gran corazón, son algunas cualidades que distinguen al emprendedor /empresario, quien a través de sus negocios ha logrado bendecir muchas vidas en El Salvador.

De ahí que sea considerado una persona comprometida con las necesidades de la gente que pasa dificultades y a quienes sin dudar brinda todo su apoyo.

Donación de ambulancia equipada a la delegación de la Policía Nacional Civil de San Francisco Gotera, Perforación de pozo en caserío Los Romeros en San Francisco Gotera, donación de alimentos, apoyar en la educación de El Salvador, son algunas obras que ha realizado en la tierra donde tiene su ombligo pues asegura que, aunque “Estoy fuera de El Salvador, pero mi corazón está en mi país El Salvador, por eso siempre estoy pendiente de nuestra gente”.

Vidal rememora que por haberse dedicado a trabajar toda su vida, al igual que a la familia no logró conocer las Torres Gemelas que fueron destruidas.

El empresario menciona que para cumplir los sueños debes ponerte siempre metas e ir tras ellos.

Con esa filosofía de vida, se volvió una persona altruista quien ha recibido múltiples reconocimientos por su labor social hacia los más desprotegidos. Así, ha sido reconocido por el senador Thomas D. Croci

Nuevos proyectos a la vista

El empresario salvadoreño que radica en Estados Unidos no descansa, también está involucrado en proyectos con los que puedan impulsar el desarrollo de su país, El Salvador. Y es que es de la idea que “Salimos de El Salvador, pero El Salvador nunca sale de nosotros”.

Es por ello que ha formado parte de la Misión de Empresarios Unidos en el Extranjero y que han realizado diferentes visitas al país para conocer tierras para ejecutar proyectos donde el ISTA puede arrendar sus tierras siempre que estos busquen ser agentes de desarrollo local, económico y político.

También ha visitado propiedades privadas para inversión como en la Isla El Cedro Los Giotes, La Unión, Isla San Sebastían La Pirraya, Usulután, entre otras.

Vidal además se ha sumado a conocer la oferta comercial del Banco de Desarrollo de El Salvador  (BANDESAL) y sus líneas de crédito para actividades productivas, compra de inmuebles para restaurantes u hoteles, entre otros.

Asimismo se ha informado sobre las líneas de Crédito para Actividades Agropecuarias, producción de café, sector industrial.

No menos importante han sido todos aquellos proyectos turísticos de inversión en las costas salvadoreñas de la mano con CORSATUR, pues sabe que el turismo también permite el crecimiento sostenido.

Incluso, Vidal ha logrado reunirse con el Vicepresidente del República, Félix Ulloa, para conocer alternativas de instituciones financieras como el Banco Cooperativo Visionario que también ofrece beneficios de inversión.

Sin duda su amor por la tierra que lo vio nacer lo motiva a interesarse en invertir en su país,  pues cree en su gente y en los nuevos proyectos de la actual administración.

Es así como logramos conocer a un salvadoreño muy querido por la diáspora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here