Por qué es «casi imposible» recuperar el cuerpo del joven estadounidense que murió tras contactar con una tribu aislada

Agencias

Las autoridades indias mantuvieron un tenso «cara a cara» con la tribu aislada de la isla Sentinel del Norte, donde se cree que fue asesinado el joven estadounidense John Allen Chau.

El gobierno indio envió una unidad policial a la isla remota, parte del archipiélago Andamán y Nicobar del Océano Índico, pero los agentes detuvieron la embarcación a unos 400 metros de la costa.

Ayudados de binoculares, vieron lo que les esperaba en la playa: hombres armados con arcos y flechas, las armas que supuestamente fueron usadas para matar a Chau, explicó el director general de la Policía del archipiélago, Dependra Pathak.

«Se quedaron mirándonos y nosotros estuvimos mirándolos a ellos», señaló Pathak a la agencia AFP.

La embarcación decidió marcharse para evitar una confrontación.

Este primer acercamiento evidencia la dificultad que supone la tarea de recuperar el cuerpo de Chau en una isla ajena a la vida moderna y custodiada por una comunidad que no recibe bien a los extranjeros.

Un primer paso

Los aborígenes parecían que estaban «vigilando» algo, y los agentes de policía creen que quizá se trataba del cuerpo del joven estadounidense.

Varios pescadores locales que ayudaron a Chau a llegar a la isla, cuya entrada está prohibida, aseguran que vieron a la tribu enterrar el cuerpo del hombre de 26 años en la playa.

Chau quería contactar con la tribu para difundir el cristianismo, según las notas que dejó antes de partir y que fueron difundidas por la prensa local.

Los pescadores comentaron lo ocurrido con Chau al amigo que el joven tenía en la región, y éste fue quien dio la voz de alarma a la familia. Sus allegados, a su vez, contactaron con el consulado estadounidense.

«Hemos mapeado el área con la ayuda de esos pescadores. No hemos visto el cuerpo aún, pero sabemos más o menos el área donde se cree que fue enterrado», señaló el jefe de la policía regional.

El gobierno indio ahora se enfrenta a un complicado dilema: cómo recuperar el cuerpo del chico y determinar así lo que pasó, al mismo tiempo que protege la cultura de los aborígenes, como manda su ley.

Cautela

Para llevar a cabo el acercamiento, el gobierno indio ha buscado la ayuda de expertos para evitar molestar a la tribu, una de las últimas que están «fuera de contacto» con el mundo exterior, y saber a qué se pueden enfrentar.

La tribu de la isla Sentinel es un misterio. No se sabe qué idioma hablan ni cuántos hay.

Se estima que solo quedan entre 50 y 150 personas en la isla, cuya visita es ilegal debido al riesgo de que la tribu se contamine de enfermedades foráneas.

«Sin inmunidad, un virus cualquiera podría acabar con toda la tribu», explicó la editora de la BBC en Delhi, Ayeshea Perera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here