“Estuvieron a punto de fusilarnos… nos salvó el Papa”: Epigmenio Ibarra narró cómo fue rescatado por Juan Pablo Segundo en El Salvador

El productor de la empresa Argos Comunicación, Epigmenio Ibarra, narró por medio de su cuenta de Twitter, una ocasión en que el fue salvado por el Papa Juan Pablo II de ser fusilado, un viernes santo, en El Salvador, en 1984.

Fue por medio de varias publicaciones en su red social, que narró el viernes pasado, que un Viernes Santo de 1984 viajó con otras personas a San Simón, en el volcán de Cacahuatique, en El Salvador, en donde miembros de la defensa civil los iban a fusilar, pero fueron salvados por El Papa Juan Pablo II.

“Un viernes santo como hoy pero de 1984 -en medio de la guerra y después de un cruento combate- Susan Maiselas, Erico Zasz, Luis Díaz, el Compache y yo llegamos a San Simón en el Volcán Cacahuatique. Ahí miembros de la defensa civil estuvieron a punto de fusilarnos. Nos salvo el Papa” (sic), escribió Ibarra.

En otro de los tuits, narra que un día antes, el jueves santo de aquél año, en un combate habían muerto 80 miembros del Batallón Belloso y unos 30 de la defensa civil, y que había llegado ahí para cubrir dicha noticia.

“El jueves santo, en un combate, habían muerto 80 efectivos del Batallón Belloso y unos 30 miembros de la defensa civil. Buscábamos cubrir la noticia y por eso llegamos a San Simón. La defensa civil nos empujó a las afueras del pueblo. “Cuales son sus posiciones?” gritaban”, escribió el también periodista.

También describió que los hombres que los recibieron no entendían quienes eran ellos, pues nunca habían visto a un periodista, así que pensaron que eran guerrilleros, por lo que estaban dispuestos a ejecutarlos.

“No entendían esos hombres, que unas horas antes habían perdido a tantos compañeros en combate, quienes éramos; nunca habían visto un periodista. Pensaron que éramos guerrilleros y se dispusieron a ejecutarnos. Habían tomado mucho aguardiente y estaban fuera de sí”, describió Ibarra.

Narró que el jefe de la defensa civil ordenó que se fueran las mujeres y los niños del lugar, para posteriormente ordenarle a él y sus compañeros ponerse contra la pared.

“El jefe de la defensa civil, un cuerpo paramilitar, ordenó que se fueran las mujeres y los niños y que se nos pusiera contra una pared. Tomaron distancia y prepararon las armas. De nada sirvió que dijéramos que pertenecíamos a la prensa internacional”, explicó.

En otro de los tuits, dijo que el comandante de la defensa civil intentaba comunicarse con el mando militar y sus hombres esperaban la orden de disparar. En ese momento, le dijo a los hombres que venían con Juan Pablo Segundo y mostró el gafete que los acreditaba para visitar al Papa.

“El Comandante de la defensa civil intentaba comunicarse con el mando militar. Sus hombres esperaban la orden de disparar. En la desesperación se me ocurrió decir “Venimos con su santidad” y mostrar el gafete con el que nos acreditaron para la visita de Juan Pablo ll…”, describió.

En la última de sus publicaciones dijo que el sacristán de la iglesia de San Simón, se acercó a revisar el gafete y mencionó que era cierto, por lo que lograron salir con vida de aquél episodio.

“El sacristán de la pequeña iglesia de San Simón, también miembro de la defensa civil, se acercó, tomó el gafete que tenía el escudo pontificio y dijo “Son los colores del Vaticano”. Se abrió entonces un espacio de negociación y logramos salir con vida. Nos salvo el Papá”.

Cabe señalar que el Papa Juan Pablo II visitó al país centroamericano en 1983, cuando se vivía una cruda y cruel guerra en la zona.

En aquella ocasión, fue recibido por el entonces presidente Álvaro Magaña Borja y autoridades nacionales, así como por el clero católico encabezado por el arzobispo Arturo Rivera y Damas. Dio un discurso en el que mencionó que El Salvador estaba en sus oraciones y en sus llamados a la paz. En 1996, volvió al país centroamericano por segunda vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here