Rafael Orellana, locutor y actor de doblaje: “Vivo de la voz, me considero un artista de la voz”

Fotos cortesía de Rafael Orellana

Por Santiago Leiva

Sus gigantescos zapatos y sus coloridos trajes de payaso están guardados en el armario. No se pinta el rostro desde 2014, pero entablar una plática con Rafael Orellana resulta  imposible sin la presencia de “Alambrito”.

Este personaje que adoptó en su etapa juvenil, aunque Rafa ya le haya dado de baja por falta de tiempo, siempre mete su “roja nariz” en las conversaciones y define gran parte de la personalidad extrovertida de este locutor de radio y actor de doblaje. Le resulta difícil a Rafa desprenderse de un personaje que llegó a su vida siendo un adolecente de 16 años y le acompañó hasta hace un poco más de dos años.

De hecho fue “Alambrito” el que le abrió formal y oficialmente las cabinas de la YSUCA. Rafael Orellana dio sus primeros pasos en radio en un programa producido por jóvenes universitarios de comunicación social de la UCA, y luego comenzó a cubrir vacantes de otros locutores, hasta que le llegó la oportunidad de crear un programa para niños en el que el protagonista sería “Alambrito”.

Hasta antes de eso, “Alambrito”, que había sido una celebridad en un una famosa cadena de restaurantes de hamburguesas, solo había tendido su mano solidaria en las iniciativas de la YSUCA para llevar ayuda o sano esparcimiento a los salvadoreños que  sufrieron inundaciones, o los terremotos de 2001. Fue 2007 que Rafa, encarnando a “Alambrito” se posesiona de la cabina para entretener y sobre todo educar a los niños mediante este programa infantil que estuvo vigente hasta 2014.

“Yo siempre pensé que ser payaso era una responsabilidad, que había que prepararse y que había que educar a los niños a través de ese arte. Coincidía con algunos payasos que tenían como objetivos entretener a los niños, educarlos  y no tanto decir cualquier tarugada para que la gente se ría”, dice Rafa.

En la actualidad este versátil personaje cubre un turno en cabina todos los días de 6 a 10 de la mañana, y luego cubre las ocho horas laborales como productor de algunos programas en la misma YSUCA. Produce también comerciales. En 2010 hizo un casting e ingresó al selecto grupo de profesionales salvadoreños que trabajan como actores de doblaje en BlaBlaBla Estudios. “En BlaBlaBla trabajamos para cadenas como TNT, TBS, National Geographic y FOX. Son cadenas muy importantes que exigen mucho y que tienen un estándar muy algo de calidad”, sostiene Rafa muy orgulloso de su exitosa carrera. Eso sí, acepta que su sueño de niño fue jugar al fútbol profesional. Ahí perdió a los penaltis. Rafael Orellana es nuestro personaje de esta semana.

 

Bueno Rafa dejemos el bla, bla, bla extra microfonos y vamos al tema. A ver, te he visto en fotos ejerciendo de locutor, de payaso, y entiendo que también haces doblajes ¿realmente vives de la voz?

Sí, bueno mirá yo (de payaso) comencé cuando era cipote. Tenía como 16 años y fue de repente. A mí siempre me han fascinado los payasos, los bromas de los payasos, miraba programas de televisión donde salían payasos porque de alguna forma me identificaba con ellos, sentía las ganas de conocer ese mundo y tanto fue así que al final me metí ese mundo y fue bien chistoso.

Todo comenzó en un cumpleaños de mi hermana, se lo iban a celebrar en Burger King, yo tenía un traje de payaso que lo había utilizado para un Halloween y le dije a mi mamá: yo me voy a disfrazar de payaso y voy a animar la fiesta de Gaby para que no gaste. Y así lo hice, me lancé. Obviamente yo había visto otros payasos y tenía ejemplos a seguir como “Chavelín” que lo miraba en Fin de Semana y que llegó varias veces a los cumpleaños de mis hermanas. Me gustaba la forma como hacía el show de payaso. Entonces yo le iba copiando algunas cosas, le ponía atención a los concursos, las bromas, los chistes. Me acuerdo que los mismos chistes que él dijo en una ocasión yo los dije en esa fiesta.

Jajaja como se dice en periodismo prácticamente hiciste un refrito…

Exactamente. Fue un refrito de “Chavelín” y si llega a leer esta entrevista me va a tocar pagar los derechos exclusivos a él jajaja (bromas). Lo que quiero contarte es que empecé a hacer todos los juegos y yo encantado. De repente llega mi mamá y me dice: mirá hijo fíjate que quiere hablar con vos la encargada de las fiestas de aquí. Y yo llego donde la señora con mi mamá como que fuera la representante mía, y me dice la señora: que bonito lo ha hecho, nos ha gustado como trabaja y queremos saber si está interesado en trabajar con nosotros. Vaya está bien les dije yo, y así empecé.

 

¿Era buena la paga?

No se ganaba mal fíjate. En ese tiempo todavía se ganaba en colones, estamos hablando de allá por  1998-1999. Trabajaba solo los fines de semana y a mí me contrataban de acuerdo al paquete que la gente agarraba con Burger King.

Ellos ofrecían diferentes paquetes y así costaban. Lo que hacía la diferencia era el tiempo del payaso. A veces era de media hora, de una hora o fiesta completa. A veces cuando me contrataban por media hora, en un juego se iba la media hora, entonces casi siempre la gente me recontrataba. Solo que ahí ya era un negocio personal que yo hacía con los padres de familia. Entonces por decirte una cifra,  me hacía  mis 300 colones en un fin de semana, más lo de Burger King que se iba acumulando para fin de mes. Para mí en ese tiempo era bastante dinero porque yo era un bicho.

 

¿En qué  invertías ese dinero? Imagino que dejaste de gastar las pinturas de tu mamá para pintarte jajaja…

Sí en ese tiempo era un cipote y me lo gastaba en tonteras, la verdad no nací en cuna de oro, pero tampoco pasé necesidades. Así que compraba zapatos, mandé a hacer trajes (de payaso), buscaba ropa que fuera atractiva y bonita porque intentaba reflejar mi personalidad a través de la ropa y la pintura. Empecé a conocer las técnicas para pintarse, investigué como hacer caritas para los niños. Comencé a prepararme más en se rubro.

 

¿Lo viste como  profesión?  

Sí, efectivamente durante algún tiempo. Estuve durante tres años en Burger King, y de las fiestas en Burger King salté a las fiestas caseras. La gente me conocía y me llamaban para que fuera a sus casas a animar la fiesta.

 

Me decías que no naciste en cuna de oro, pero tampoco cruzaste dificultades ¿no te vio raro tu familia o amigos por incursionar en esta profesión casi exclusiva de gente muy pobre?

Fíjate que mi familia o amigos me fregaban. Decían ahí viene el payaso, pero no con una mala intención si no como por molestarme. Decían: mirá este ya es payaso profesional, al rato se va ir a un circo. Lastimosamente en nuestro medio  la vida como payaso, como tú bien lo decías,  es para gente de escasos recursos, o gente que no sabe más que hacer reír y pintarse para decir chabacanadas, sin embargo yo siempre pensé que ser payaso era una responsabilidad y que había que prepararse,  que había que educar a los niños a través de ese arte. Yo coincidía con algunos payasos que tenían como objetivos entretener a los niños y educarlos a través del arte del payaso, no tanto decir cualquier tarugada para que la gente se ría.

Un payaso con su pintura o vestimenta puede proyectar muchas cosas ¿vos que proyectabas?

Yo proyectaba alegría, frescura. Trataba de ser un niño con los niños, que los niños me vieran como un similar, como un hermanito mayor que los pudiese ayudar a ser mejores. Fue así que pude llevar el personaje de “Alambrito” a la Radio.  Por azares del destino comencé a hacer radio después de estar como payaso. Al salir del colegio me metí a la universidad estudiar comunicaciones y me llevó a otra faceta que también tiene mucho que ver con el entretenimiento.

Comencé a hacer mis primeros pininos en radio y así surgió una oportunidad. En la radio YSUCA había un espacio infantil y el entonces director me dijo: mirá Rafa necesitamos un programa de radio para niños y tú tenés muchas características. Y es que para los aniversarios o cuando había una actividad de la radio yo me ofrecía para ser el payaso. Cuando la radio hacía campañas de juguetes para navidad o de solidaridad con personas afectadas por las inclemencias del tiempo  yo siempre me ofrecía para dar entretenimiento con el personaje de “Alambrito”.

 

¿Por qué te pusiste Alambrito?

El nombre tiene que ver con mi personalidad y con mi apariencia física.

 

¿Eras flaco?

Sí, ya no soy tan flaco como antes, pero siempre he sido alto y flaco. Entonces soy como un alambrito flaco  que se mueve mucho porque soy muy bailarín. Yo dije seré “Alambrito” y así me quedó. Como te contaba “Alambrito” empezó a acompañar ese tipo de actividades y así fue como surgió la propuesta en la radio. Y claro yo lo acepté sin pensarlo dos veces porque siento que era el momento para fusionar lo que a mí me gustaba que eran las comunicaciones y el arte de hacer reír a los niños. Hacer reír a los niños y al mismo tiempo educarlos fue un reto grande para mí, pero al final se logró el objetivo que era entretener, educar y llevar alegría a la familia.

 

¿Cuándo descubrís que te daba la voz para locutor?

Yo comencé a hacer radio gracias a un programa juvenil que todavía existe en la YSUCA que es hecho por estudiantes de comunicación social. Esa fue mi primera escuela, ahí empecé a descubrirme en la vocación de locutor.

De repente estando ya en el programa conocí a don Luis Alonso Pérez y el me invitó a practicar con él, me insistía cada vez que me miraba. Al final tome la decisión de venir y comencé a hacer las practicas con don Luis Alonso y poco a poco nos fuimos metiendo. Ya estando metidos de lleno con la radio surgió la propuesta de hacer el programa infantil. En ese tiempo yo todavía me dedicaba de vez en cuando en ir a la celebración de alguna piñata porque no estaba contratado a tiempo completo en la radio. Y entonces para sacar algunas chirilicas extras iba a celebraciones de cumpleaños.

Ya en 2010 se me abrió la oportunidad de empezar a hacer doblajes en español. Yo estaba contratado por la radio, tenía un turno por la noche recuerdo, y fue algo bien chistoso porque a mí alguien me recomendó, le llamé a una de las directoras de BlaBlaBla, y me dijo: mirá Rafa aquí no se gana mucho, no nos hacemos millonarios, pero se aprende mucho y se divierte mucho. Ahorita no estoy dirigiendo ningún programa, pero en cuanto tenga uno yo te aviso y te llamo para que vengas y hacemos el casting. Yo como todo buen salvadoreño incrédulo dije: ese ‘yo te llamo’ nunca va a llegar, pero debo pedirle disculpas a Cristina López porque a la semana me sorprendió con la llamada para que fuera a hacerme la prueba. Me dio la dirección y me fui directito para BlaBlaBla Studios a hacerme la prueba. Entré, hicimos la prueba y quedé. Desde entonces estoy haciendo doblajes. Esa faceta de hacer doblajes al español me abrió otras puertas para hacer locución comercial.

¿Qué necesitas para hacer un doblaje, se debe parecer tu vos a la del personaje?

Fíjate que son varios factores. Son diferentes técnicas las que tenés que aplicar a la hora de hacer un doblaje. Y no, no necesariamente tenés que tener el mismo tono de vos, el mismo timbre, más que todo tiene que ver la aptitud. Lo importante también es saber un poco de actuación, lastimosamente en El Salvador carecemos un tanto de formación en ese ámbito más que todo de teatro, porque el teatro te ayuda a ti a poder expresarte bien. Yo creo que lo que me ha ayudado a mi es la parte de haber sido payaso, porque te ayuda a actuar, a interpretar y yo hacía un personaje que era “Alambrito”.

 

Para hacer el doblaje necesitas ver el video e intentar compaginar…

Estas viendo el video y tenés que tratar la manera que el personaje logre hablar español. Es decir tenés que apegarte mucho a sus labios y tratar de adaptar gramaticalmente el texto a lo que él está diciendo. Necesitas la sincronización de tu voz con el personaje eso es fundamental a la hora del doblaje.

 

Si llora tenés que llorar…

Tenés que interpretar al personaje llorando, tenés que actuarlo. Sí está gritando y está enojado te enojas también, y si está llorando también estás llorando.

 

¿Cuál es lo más difícil técnicamente?

Lo más difícil técnicamente es la sincronización. Lograr llevar el dialogo que tenés en el papel y poder sincronizarlo con lo que estás viendo en la pantalla. En doblaje creo que es lo más difícil, y también tenés que marcar los tiempos.

 

¿El reto más duro que has tenido en los doblajes cuál ha sido?

Lo más difícil para mí ha sido doblar del español argentino al español neutro. Esa fue una serie argentina que me hizo sudar helado porque es doblar de español a español y tiene que quedar perfecto. Los salvadoreños tenemos más posibilidades de poder lograr  el español neutro porque tenemos menos acentos en nuestra forma de hablar que la mayoría de países de Latinoamérica que tienen un cantado peculiar. Los salvadoreños lo que más tenemos es el “seseo” y el cambio de la “J” por la “S”.

 

¿Qué serie era esa que te hizo sudar?

Fíjate que me tocaba interpretar al protagonista que era un científico. El a través de la ciencia daba a conocer cosas como por ejemplo porqué las palomitas de maíz explotan. No recuerdo cómo es que se llama esa serie, pero para mí ha sido la más difícil.

¿Cuál ha sido o son los doblajes que más has disfrutado?

El más bonito, o los más bonitos han sido en los que me ha tocado interpretar al personaje. La que más me gusta y que de hecho ya empezamos la cuarta temporada se llama “You´re the worst” (Eres lo peor). Es una serie romántica de comedia negra que es chistosísima.  En esa comedia yo interpreto Jimmy que es el protagonista. Él es un inglés que se enamora de una chica de Estados Unidos y empiezan un romance un poco alocado, porque el bicho ha sido mujeriego, le gusta salir a fregar y están cada uno por su lado. Como que no quieren aceptar que quieren vivir juntos. Tienen miedo estar juntos.

 

¿Hay algo de ese personaje en Rafa…Rafa ha sido mujeriego?

No. Fíjate que no, pero de alguna forma tenés que identificarte para poder hacer el personaje. Tenés que sentirlo tuyo. Yo creo que noviero quizá si fui, no lo voy a negar. Otra que me gustó fue “Enlisted” (Enlistado) en la que interpreté el personaje de Randy. La historia es de tres hermanos que están en el ejército, pero no pueden ir  a combatir con el ejército élite sino que se quedan como los fracasados, son los “loser”. Fue bonito porque fue mi primer papel protagónico de una serie importante para una cadena estadounidense.

 

¿Para qué cadenas has trabajado?

En BlaBlaBla trabajamos para cadenas como TNT, TBS, National Geographic y FOX . Son cadenas muy importantes que exigen mucho y que tienen un estándar muy algo de calidad.

Un vistazo de lo que hacemos en BlaBlaBla Studios. Aprovechamos que no estaba la directora de sesión @LaCristyLópez

Posted by Rafa Or on Tuesday, June 6, 2017

¿Nunca te ha tocado doblar el personaje de una caricatura?

Sí, he hecho algunos pininos en una serie que se llama “Brickleberry” y que es una tira cómica para adultos. Yo creo que es un sueño para todos los que hacemos doblaje llegar a hacer una caricatura animada de la cadena de Disney por ejemplo. Creo que es algo que todos quisiéramos, quien quita alguna vez me llegue la oportunidad.

 

¿Está en tus sueños doblar al personaje en una película de Hollywood?

Hemos hecho también doblaje de películas. En BlaBlaBla hemos hecho doblaje de series y películas iraníes, de series indues, de series y películas coreanas. Y películas de Hollywood también. Pero sí, para mí un reto y un sueño es poder hacer el doblaje a una película de Disney.

 

¿Alguna vez has intentado imitar la voz de un personaje de Disney?

Sí ya he lo intentado, si me salen no lo sé, pero si he subido un par de videos por ahí con algunas imitaciones. Una que me gusta hacer bastante es la de Mickey Mouse, pero por mis hijos. Tengo tres hijos Ariana, Gustavo y Juan Mateo, y a veces me pongo a hacerles voces porque a ellos les gusta mucho estas series.

 

¿Hay mucha gente en El Salvador que se dedique al doblaje?

Hay muchos colegas, lastimosamente como te decía al inicio para poder ejercer esto se requiere de ciertas aptitudes. La actuación es importante, saber diferenciar porque hay muchos que somos comunicadores metidos en esto y el hecho que tú  seas comunicador no quiere decir que seas un buen actor de doblaje o un buen artista de la voz. No tiene nada que ver estes en una cabina de radio con hacer un doblaje, o ser un DJ por ejemplo. Hacer doblaje requiere de otras características, de otras aptitudes, tenés que aprender a actuar, conocer un poco de teatro, tener una buena dicción, saber interpretar. Pero sí, yo creo que aquí tenemos muy buenos profesionales, muy buenos actores de la voz, lastimosamente algunos han querido y a lo mejor no se han adaptado bien. Lo de la sincronización es muy importante y no muchos la pueden hacer. No es tan fácil, a veces pareciera que es fácil ser actor de doblaje o artista de la voz pero requiere mucha preparación.

 

Vivís de la voz…

Vivo de la voz efectivamente.

 

¿Vivir de la voz fue tu sueño de niño?

No, jamás. Yo quería ser futbolista, ese era mi sueño.

 

¿Es tu sueño frustrado?

Pues no sé si frustrado porque juego fútbol

Pero querías ser futbolista profesional…

Sí futbolista profesional, pero no pude por razones del destino. Yo creo que por no organizarme bien desde pequeño, por no ser responsable con mis estudios que fue lo que al final llevo a que un día mi mamá me dijera: mirá ponéte claro, querés estudiar o jugar fútbol no podes hacer las dos cosas al mismo tiempo, ya vimos que no podés. Yo por pasar jugando fútbol iba mal en las notas. Lunes, miércoles y viernes entrenaba en “La Chelona” estuve con la academia de Futuro con don Hernán Carrasco, los martes y jueves jugaba fútbol con mis amigos en la colonia, los sábados tenía partidos con la escuela, domingo con mis amigos. Total que jugaba todos los días y los estudios tirados. Aprovechando está entrevista quiero mandarle un mensaje a los jóvenes a que sean responsables. Creo que se pueden llevar las cosas a la par y hacer los sueños realidad, pero tenemos que ser responsables con los estudios. Entonces (ser más responsable) fue lo que me faltó a mí.

 

¿Tenías cualidades para futbolista profesional?

Yo creo que sí. Y tengo porque todavía juego jajaja. Yo creo que sí, no sé si para jugar profesionalmente, pero uno que otro gol hago de vez en cuando. Jugué de delantero durante un tiempo y ahora juego de volante creativo u ofensivo porque empiezo a regañar a todo mundo jajaja… son bromas.

 

A propósito te vi con la camisa del Alianza…

Sí con la del aliancita y la del Real Madrid que son los mejores equipos que existen sin herir a nadie jajaja. Mirá hay tantas cosas que quise hacer, pero el destino me llevó a algo que jamás esperaba que era vivir de mi voz, dedicarme a la locución profesional y a ser un artista de la voz.

 

¿Te consideras un artista de la voz?

Sí, me considero un artista de la voz porque me he preparado para eso y me sigo formando para eso.

 

Jajaja y como artista de la voz ¿qué  tal te va en la cantada?

Sí canto, canto en la ducha, canto cuando estoy triste, cuando estoy alegre. De vez en cuando,  cuando estoy contento agarro mi guitarra y hago un video bayunco para subirlo a las redes sociales y compartir mi alegría a través del canto. Y canto también en mi iglesia que fue donde comencé a cantar. Yo aprendí a tocar guitarra para cantar en la iglesia y todavía sigo ahí. Creo que tener a Dios en tu vida es algo muy importante para poder lograr otras cosas.

 

De las tres cosas que ejerces: payaso, locutor, actor de doblaje ¿con cuál te quedás?

Me gustan igual todas. No podría yo hacer una diferencia de una y de otra porque siento que una es complemento de la otra. Todas están encadenadas, así lo veo yo.

 

¿Dónde te ves en el futuro, dentro de unos 20 años?

Me veo formando a mis hijos,  encarrilando y empujándolos por el buen camino.  Profesionalmente  tengo algunos proyectos que quiero emprender y que tienen que ver con la producción radiofónica y con la producción audiovisual.

 

Hasta hoy hemos descubierto en ti una vida exitosa ¿hay algo que hay pasado en tu vida que te haya marcado, que te haya afectado?

Sí, la pérdida de nuestro primer hijo con mi esposa. La pérdida de nuestro angelito que no pudo nacer ha sido lo más difícil. Pero a él lo recuerdo gratamente porque eso nos unió más como pareja y ahora gozamos de tres bellos hijos que sin ninguna duda son regalo de Dios.

¿Tu niñez como fue, fuiste niño rebelde?

Fui hiperactivo. Muy apegado a mi mamá, llorón. Siempre andaba tras las naguas de mi mamá y por eso tenemos una buena relación con doña María Teresa (mi madre). Y como te decía era hiperactivo y travieso. Como me gustaba andar jugando fútbol, en el colegio era malía en buen sentido. Dibujaba en caricatura a todos mis maestros y mis compañeros porque el dibujo ha sido otra de mis facetas. Entonces yo hacía caricaturas chistosas de mis maestros y mis compañeros y en una ocasión la encargada de disciplina del colegio empezó a revisar los cuadernos y me descubrió. Así que tuve una niñez inquieta, pero sana en el sentido que yo nunca anduve tomando drogas, eso nunca me llamó la atención quizá porque siempre anduve metido en el deporte y eso me ayudó a alejarme de los vicios sin ninguna duda. Con mis amigos de la colonia de vez en cuando salíamos a trasnochar, pero no tomábamos. Éramos malías en el sentido que éramos mal hablados y andábamos poniendo apodos. Creo que tuve una niñez normal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here