De voto nulo, “troles” y “memes”

En el amor es como en la política, si la ilusión y la esperanza se terminan los ramilletes de rosas perfumadas se van al cesto de la basura y las serenatas terminan convirtiéndose en  conciertos de reggaetón para gente culta.  Este 4 de marzo, El Salvador va a elecciones y los pretendientes  a diputados y alcaldes han “escupido” saliva  por todos los medios en un intento por convencer a un país desencantado.

Son cientos de miles de dólares los que han gastado los partidos políticos  en afiches, spot televisivos, cuñas radiales y periódicos tradicionales para cosechar escaños y gobernar alcaldías, pero nada les garantiza que invirtieron en tierra fértil.

Es más, lo que se respira en el país ahora mismo es un ambiente de escepticismo, de cansancio a las promesas incumplidas, y sobre todo  de repudio a rostros de “dinosaurios” que ya se perpetuaron en la Asamblea Legislativa y que solo llegan a dormir.

La principal queja, y no lo digo yo,  sino mis contactos en “chat” grupales y mi propia familia es que los institutos políticos no refrescaron sus planillas para diputados. Que no hay rostros nuevos para “la plancha” y que ya se hartaron de ver comiendo frito a los mismos.

Y no es mentira. Personajes como Alberto Romero, Donato Vaquerano, Zoila Quijada, Guillermo Gallegos, Rodolfo Parker o Elizardo González Lovo han hecho huesos viejos en el “hotel” de los “Padres de la Patria” y a la gente no partidaria ya le hacen “roncha”.

A partir de ese descontento se prevé una jornada electoral cargada de sorpresas. Y no sorpresas como que el FMLN reciba una paliza de ARENA y que acabe frustrado por el descontento que ha generado entre sus simpatizantes, sino porque el pueblo parece decidido a cobrar la factura y pagarles con indiferencia y sarcasmo a todos por igual.

Estamos ante una elección con tinte histórico en la que el abstencionismo y sobre todo el voto nulo pintan como los principales protagonistas. No será raro que, al  momento del recuento de votos, el país entero se percate que los “Memes” y “troleos” han saltado de los medios electrónicos y redes sociales a las papeletas electorales.

Es que no hay otra forma más cívica de hacerle saber a los políticos que el pueblo ya está harto de sus palabreríos, de sus mensajes bonitos y los abrazos falsos y vacíos que regalan en cada campaña. Este domingo no se quede sin votar, asiste. Tu voto es tu herramienta de expresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here